3 GOTAS DE ACEITE DE OREGANO EN EL AGUA TE AYUDARÁ A MEJORAR LA SALUD DE TUS PULMONES

La neumonía es una infección de uno o ambos pulmones que por lo habitual es provocada por bacterias, virus u hongos.

Antes del descubrimiento de los antibióticos, un tercio de las personas que tenía neumonía murió como consecuencia de la infección.

En la actualidad, más de 3 millones de personas desarrollan neumonía todos los años. Más de medio millón de estas personas son admitidas a un hospital para ser tratadas y recibir tratamiento.

Aunque la mayoría de estas personas se recuperan, aproximadamente el 5% morirá de una neumonía. La neumonía también es reconocida por ser la sexta causa de muerte en todo el mundo.

La causa más frecuente de neumonía es la bacteria Streptococcus pneumoniae.

En esta forma de neumonía, por lo general la aparición de la enfermedad es con escalofríos, fiebre y producción de mucosidad de color óxido.

Antibióticos como tratamiento

Los antibióticos utilizados a menudo en el tratamiento de este tipo de neumonía incluyen penicilina, amoxicilina y ácido clavulánico (Augmentin) y antibióticos macrólidos como eritromicina, azitromicina y claritromicina.

La penicilina fue anteriormente el antibiótico de elección en el tratamiento de esta infección.

 La penicilina todavía puede ser eficaz en el tratamiento de la neumonía neumocócica, pero sólo debe ser utilizado después de que los cultivos de la bacteria confirman su sensibilidad a este antibiótico.

Por otra parte, el aceite de orégano ha sido utilizado durante siglos en las culturas del Medio Oriente y Lejano Oriente, para el tratamiento de las infecciones respiratorias, la inflamación crónica, infecciones del tracto urinario, la disentería, y la ictericia.

Los estudios de laboratorio mostraron que el aceite de orégano posee muchas propiedades antibacterianas.

El orégano medicinal tiene un alto contenido mineral que mejora sus beneficios terapéuticos, incluyendo calcio, magnesio, zinc, potasio, cobre, boro y manganeso.

Este aceite se considera seguro para los seres humanos y puede ser usado en conjunción con antibióticos para combatir la infección bacteriana.

También se conoce como un excelente mecanismo de defensa temprana cuando se siente un resfriado o un dolor.

Simplemente toma 3 gotas de aceite de orégano, una vez por día (se puede mezclar en un vaso de zumo de naranja) y debes notar resultados dentro de unas pocas horas.

Repite esto una vez por día durante un máximo de 5 días hasta que los síntomas hayan desaparecido.

Para combatir una infección respiratoria y amortiguar los síntomas tales como secreción nasal y dolor de garganta, utiliza el aceite de orégano. Sin duda, este preparado te ayudará.