3 mascarillas para combatir el efecto de la fatiga

¿Alguna vez te ha pasado que antes de meterte a la cama, te miraste al espejo y no te reconociste? Y te preguntaste, ¿por qué tengo tantas ojeras? ¿Por qué mi piel tiene un tono tan apagado?

La fatiga tiene que ver a menudo con que no descansamos bien del todo durante la noche o se debe a que estamos haciendo una dieta muy ácida que impide que nuestro cuerpo depure las toxinas acumuladas en él.

Por lo tanto, aparte de mejorar un poco nuestra dieta y de dormir al menos durante 8 horas al día, sería interesante poner en práctica estos consejos que te damos a continuación y utilizar estas “mascarillas naturales” para combatir los efectos de la fatiga.

Hoy te vamos a enseñar tres mascarillas caseras para lograr una cara totalmente luminosa y tonificada.

Mascarilla natural contra el envejecimiento

Una mascarilla simple y eficaz la podemos preparar en poco más de cinco minutos. Las propiedades de sus ingredientes hacen posible combatir los efectos de la fatiga y mitiga las primeras arrugas.

¿Sabías que el almidón de maíz tiene muchos más usos que el uso culinario? Es un gran limpiador facial, aporta firmeza a la piel y suaviza las líneas de expresión.

La zanahoria nos proporciona un tratamiento nutritivo para lograr una piel más elástica y flexible. Gracias a sus muchas vitaminas y antioxidantes estimula la piel eliminando las marcas de fatiga.

La leche o crema agria aporta muchas proteínas y ácidos grasos esenciales para el equilibrio y el pH de la piel. Un remedio tradicional que no podemos ignorar.

Ingredientes

  • Una zanahoria
  • 10 ml de leche agria
  • 10 gr de almidón de maíz

Preparación:

La preparación es muy sencilla. En primer lugar licuamos las zanahorias. Las colocamos en un tazón pequeño y agregamos la leche agria y el almidón de maíz.

Con la ayuda de una cuchara, mezclamos todos los ingredientes formando una pasta más o menos homogénea.

Una vez que esté listo y bien mezclado, aplicamos en la cara limpia.

Dejamos actuar durante 15 minutos y luego enjuagamos con agua fresca.

Mascarilla de yogur natural y uvas

Esta mascarilla es económica y muy útil para esas mañanas donde nos despertamos con la cara hinchada y cansada. Su secreto está en la maravillosa combinación de uvas y yogur blanco.

¿Quieres saber por qué?

La leche es ideal para cuidar de nuestra piel. En este caso, el yogur ácido láctico nos permite eliminar los restos de piel muerta y opaca y regenerar la misma. También estimula la circulación y tonifica la piel.

Las uvas son ricas en resveratrol, una fitoalexina que controla la inflamación.  Esta sustancia alivia la congestión y combate los efectos de la fatiga.

Ingredientes

  • ½ yogur
  • 12 uvas

Preparación:

Esta mascarilla la podemos preparar en menos de dos minutos. Simplemente coloca el yogur y las uvas en una batidora. No es necesario pelar las uvas.

Mezcla bien hasta obtener una pasta suave.

Aplicar en la cara con la piel limpia y dejar actuar durante 15 minutos.

Mascarilla refrescante de aloe vera

Te va a encantar esta mascarilla. Con esta mascarilla vas a conseguir una cara más relajada, tonificada y joven.

El pepino es el rey en el campo de las mascarillas caseras porque hidrata, elimina la inflamación, reduce las ojeras y nutre la piel.

Si eres un gran amante de los remedios caseros naturales, estamos seguros de que en tu casa nunca debe faltar el aloe vera. Cura, alimenta, equilibra el pH de la piel y la repara.

Ingredientes

  • 15 gr de aloe vera
  • 2 rodajas de pepino

Preparación:

Cortamos dos rodajas de pepino, las colocamos en una taza y agregamos una cucharada de aloe vera.

Guardamos en el frigorífico.

Cuando necesitemos un remedio rápido para combatir la fatiga sólo tenemos que abrir el frigorífico, dejar que se temple durante dos minutos y aplicar en nuestra piel.