3 remedios naturales para apartar el mal olor de axilas

Cuando se habla de malos olores corporales, la combinación más desfavorable es buenos olfatos y malos olores.

Entre los grandes problemas que se pueden presentar en  este tema del mal olor, es de le las axilas. En caso de que se padezca de este inconveniente, se traen 3 rápidos remedios naturalistas que realmente funcionan, sencillos de realizar y sobre todo muy  económicos.

Eliminar el mal olor de las axilas de manera rápida y eficiente:

1.      Con limón

Es evidente que para prevenir el mal olor de las axilas es fundamental la higiene, sin embargo existen personas a las que un buen baño no les resulta suficiente. En estas áreas se acumula durante meses, el sudor junto con el desodorante que se pone por regla en la mañana, sin importar qué tan bien se talle al bañarse.

¡Llega la solución con remedios naturalistas!

Para ayudar al cuerpo a eliminar esa mezcla de sudor acumulado y de desodorante que ya se ha instalado en los poros, no hay nada mejor que limpiar las axilas con limón.

Al despertar y antes de tomar una ducha, se debe pasar medio limón por esta zona. El cambio se notará desde el primer día, pues la piel queda mucho más limpia. Se debe repetir la operación a diario retirar cualquier residuo que se haya quedado atrapado durante el día anterior en los poros.

No  hay que olvidar hacerlo siempre antes de bañarse, ya que se tiene que enjuagar bien el área, pues en caso de que se vea expuesta al sol puede causar manchas.

2.      Con bicarbonato de sodio

Es bien sabida la eficiencia del bicarbonato como remedios naturalistas, también es aliado para el control de olores, y este caso no será la excepción. Lo más recomendable es contar en el baño con un frasquito del producto, para aplicarlo luego de salir de la regadera, una vez que se haya secado bien.

Simplemente, tomar con ayuda de los dedos un poco de bicarbonato y aplicarlo directamente en las axilas para dejar que la piel lo absorba antes de aplicar el desodorante.

3.      Desodorante de cristal

Un remedio naturalista infalible para deshacerse por siempre de la mala sudoración es preparar un desodorante natural. El mejor es el que se hace de mineral de alumbre, elemento que en la naturaleza se presenta en forma de sal cristalizada. En la antigüedad, la piedra alumbre se utilizó para controlar el mal olor, cayendo en desuso con la llegada de los desodorantes químicos modernos.

¡El mejor amigo!

Sin embargo, no hay que negar que sea un excelente amigo para hacerle frente a este problema. La ventaja adicional es que por ser 100% natural, carece de olor y no mancha la ropa. Su aplicación es sencilla, se moja un poco y luego es llevado sobre la piel para que se seque.

Además, no se corre riesgo de irritación y se siente como si se estuviera aplicando solo agua, de hecho no genera sensación alguna. Como extra está la economía, pues una barrita de las que venden en la farmacia dura muchísimo, casi un año aun aplicándolo a diario.