4 Maneras de limpiar tu Sistema Linfático

Tu vida puede correr peligro si nunca te has preocupado por limpiar tu sistema linfático. De hecho, es muy probable que ni sepas lo que significa “sistema linfático”, pues acabo de hacer la prueba, he ido a Skype, abierto 4 conversaciones con amigos al azar, y preguntado “Cuándo es la última vez que te preocupaste por tu drenaje linfático?” La respuesta de los 4: ¿Qué? – ¿Cómo? – ¿El qué? – ¿Mmm?

¿Qué es el Sistema Linfático y por qué es tan importante?

Explicándolo sin tecnicismos para que se entienda rápido: 

El sistema linfático es básicamente “tu basura”, tu sistema de circulación de ácidos y toxinas que tu cuerpo no detecta como nutrientes ni nada valioso. Es donde cae toda la basura de tu cuerpo, incluida la que no sale por tus heces. Imagina lo que se queda en la pica / agujero del fregadero de la cocina. Que no cae en las tuberías porque tienes la rejilla para evitar que caiga hacia abajo, pero que igualmente aquello se llena de basura.

Bien, en caso de tu cocina tu puedes meter la mano, y sí, es algo asqueroso quizás, la textura y tal, pero acabas pudiendo sacar esa basura. En tu cuerpo NO puedes meter tu mano y “limpiarte” [evidentemente]. Así que necesitas hacer uso del sistema linfático de una manera que actives esa función limpiadora interior que tenemos, y debes “activar manualmente”.

4 REMEDIOS LINFÁTICOS 


 

1. Bebe mucha agua al día (2L) para garantizar el drenaje de todas las toxinas dañinas.

2. Las personas que ejercitan al menos 3 días a la semana suelen evitar sufrir de este mal.

3. Hacer uso de saunas y similares nos garantiza eliminar toxinas. Sudar de cualquier forma, también.

4. Busca en Youtube videotutoriales de “Masaje Drenaje Linfático” y hazte uno en casa mínimo 1 vez al mes.