6 excelentes trucos para librarse del hipo

Cierto, no es un mal de morirse, pero sí bastante molesto tener que lidiar con un ataque de hipo.

Por más que se quiera es imposible hilar una frase completa sin que interrumpa el gracioso “hip” que se escapa en cualquier momento. Sin embargo buscar remedios caseros ayuda bastante, existen muchos trucos de efectivos resultados para eliminar el problema, y hoy se compartirán algunos de ellos.

El hipo: ¿Qué es y por qué se produce?

Surge cuando el diafragma se contrae involuntariamente, generando un flujo de aire de forma repentina que, al pasar por las cuerdas vocales, causa el característico sonido del hipo. Puede no tener un motivo aparente, o bien producirse cuando se hace alguna de las siguientes cosas:

  • Comer demasiado
  • Tomar refrescos o bebidas gaseosas
  • Traga con mucha rapidez
  • Comer picante
  • Tener un ataque de llanto o de risa
  • Exponerse a repentinos cambios de temperatura

Por lo regular el hipo desaparece al cabo de pocos minutos pos sí solo, sin que se tenga que hacer nada especial. Sin embargo buscar remedios caseros es una opción, si lo que se desea es deshacerse de él más rápidamente o si el mismo persiste, se pueden considerar algunos de estas estrategias que dan buenos resultados:

1.      Respirar dentro de una bolsa de papel:

Basta con tomar una bolsa de papel y respirar dentro de ella repetidamente, con esto se incrementará el nivel de dióxido de carbono en la sangre haciendo que el hipo se detenga.

2.      Tomar un gran vaso de agua bien fría o aguantar la respiración

Sencillamente  tragando sin respirar el agua de un solo tirón. Por otro lado está la técnica de reprimir la respiración durante el mayor tiempo posible.

3.      Comer una rodaja de limón

A una rodaja de limón se le agregan – en caso de tener – unas gotas de Angostura Bitter, o en su defecto un poco de azúcar para mejorar el sabor y comerla. Gracias a esto se generará una “distracción” en el organismo por el efecto del ácido en las papilas gustativas alivianado así el hipo.

4.      Estirar el diafragma

Lograrlo requiere de inhalar con lentitud hasta que se sienta que no se puede más, a menos que se comience a respirar con el abdomen. Esta cantidad de aire se sostendrá durante 30 segundos, para posteriormente exhalarlo  con calma hasta vaciar por completo los pulmones. Es casi seguro que para que surta efecto se tenga que repetir entre cuatro a cinco veces el ejercicio.

5.      Comer una cucharada de manteca de almendras

Como no es algo tan cotidiano en casa, se puede sustituir por una cucharada de azúcar,  manteca de cacao, miel, nutella o mantequilla de maní. Es simple, se toma una cucharadita de cualquiera de ellas, para llevarla a la boca y la dejarla ahí durante algunos segundos. Acto seguido y sin masticar, se traga el bocado.

6.      Cerrar todo

Con ayuda de los pulgares, se tienen que apretar las los lóbulos de las orejas cerrando la entrada de los oídos; después cerrar los ojos y aspirar todo el aire que se pueda, mientras que con los meñiques, se trancan ambas fosas nasales. Lo que queda es mantener el mayor tiempo posible la respiración antes de soltarlo todo y respira con normalidad. Al concluir este método, el cuerpo suele jadear o respirar fuerte, olvidándose del hipo.

 

Buscar remedios caseros siempre será una opción para poder aliviar nuestras enfermedades o un ataque de hipo, es una solución con cosas de nuestro hogar que nos hará conseguir una tranquila en poco tiempo.