6 señales que indican que tienes dificultades para controlar la vejiga

El propósito de este artículo es ayudar a identificar una enfermedad que afecta a una de cada cuatro mujeres, especialmente a mujeres que se encuentran en su edad adulta o en la menopausia.

¿Cuáles son las causas de la incontinencia urinaria?

La mayoría de las mujeres sufren de incontinencia urinaria, puesto que los músculos de la base pélvica se encuentran debilitados, dando espacio a estas molestas filtraciones. Estos músculos son responsables de mantener la uretra cerrada hasta que se da la orden de abrir para orinar.

Después de perder elasticidad, cosas tan sencillas como estornudar o hacer algo de ejercicio pueden causar pérdida o una liberación involuntaria de la orina.

Las principales causas de este debilitamiento pueden ser el embarazo, el parto y la menopausia, pero también están incluidas:

  • Personas con sobrepeso
  • Personas que hayan sufrido de un accidente cerebrovascular.
  • Diabetes
  • Demencia
  • Infecciones en el sistema urinario
  • Personas con algún tipo de daño neurológico (Parkinson, la enfermedad de Alzheimer, espina bífida, esclerosis múltiple, entre otros)
  • Consumo excesivo de ciertos medicamentos

Los síntomas que nos indican que podemos sufrir de este problema son:

Deseo de orinar con frecuencia

Ir al baño varias veces al día es común cuando los líquidos o alimentos con propiedades diuréticas son grandes.

Sin embargo, si este deseo es más frecuente de lo normal y sucede incluso si la persona no está tomando agua, es muy probable que se encuentre frente a un caso de incontinencia urinaria.

¿Por qué sucede esto? Esto suele ser común cuando los músculos de la vejiga no se relajan bien para almacenar la orina.

Sensación de ardor al orinar

Las personas que sufren de incontinencia urinaria a menudo comentan que sienten un leve ardor al orinar.

Dificultar de contener la orina al estornudar o al toser

 

Estos escapes de orina cuando se tose, se estornuda o se está realizando actividades como saltar, subir escaleras, entre otras, son uno de los primeros síntomas de incontinencia urinaria.

No ser capaz de llegar al baño

¿En los últimos días has tenido que correr para llegar al baño? Si no puedes alcanzar el baño y se te escapa algo de orina, algo está pasando con tu vejiga.

Para remediar este problema se puede realizar algún tipo de ejercicio, donde los músculos de la pelvis ayuden a controlar la salida de la orina.

Fugas no deseadas

¿Sientes que la orina se escapa sin haber hecho ningún esfuerzo? Si esto sucede y de repente comienzas a sentir el fuerte olor de la orina en tu ropa interior, esta es una indicación de que sufres de este problema de vejiga.

Tu sueño es interrumpido con frecuencia

Si durante la noche tienes que levantarte para ir cuatro o más veces al cuarto de baño, es mejor consultar a un médico para recibir un diagnóstico correcto.

La buena noticia es que puedes hacer frente a esta enfermedad realizando algunos cambios en  tus hábitos diarios y  utilizando protectores.

Nuestros consejos son:

  • Hacer ejercicios para fortalecer los músculos pélvicos.
  • Mejorar la alimentación.
  • En los casos más extremos, también es posible recurrir a medicamentos o cirugía.