8 ejercicios visuales que deberías practicar diariamente

Las patologías oculares se han convertido en algo más común en los últimos años, debido al excesivo uso de aparatos electrónicos, rayos ultravioleta y otros factores que, día tras día, van deteriorando la salud de los ojos.

Queremos compartir contigo una serie de ejercicios oculares para que practiques a diario, con el que podrás relajar y fortalecer la visión.

  1. relajación

Las personas que sufren de trastornos oculares tienden a sufrir más estrés y tensión en comparación con las personas que tienen una visión sana.

Por lo tanto, antes de comenzar cualquier ejercicio, es importante realizar técnicas de relajación que nos permita disminuir estas emociones para poder recibir todos los beneficios de los ejercicios del ojo.

Una manera simple de lograrlo es haciendo tres respiraciones profundas, exhalando lentamente.

  1. abrir y cerrar los ojos

El acto de abrir y cerrar los ojos como ejercicio es un método que permite estimular la circulación y el líquido dentro del ojo.

No hay que parpadear rápidamente, sino mantener unos segundos el movimiento.

Cierra los ojos durante 5 segundos y luego ábrelos durante 5 segundos más.

  1. Masajes en los ojos

Frotarse suavemente los ojos es una buena opción para aumentar el flujo sanguíneo y la oxigenación de las células del ojo.

  1. ejercicios con las palmas de las manos

Los ejercicios con las palmas son recomendados para la mitad del día, puesto que aumentan la relajación de ambos ojos, como la relajación del todo el cuerpo.

Siéntate en un lugar cómodo y cierra los ojos con las palmas de las manos ligeramente curvadas, sin presionar los ojos.

Coloca los dedos de una mano sobre la otra. Respira profundamente durante cinco minutos.

  1. Mirar hacia todas direcciones

Buscar en todas las direcciones es un sencillo ejercicio que ayuda a relajar la visión después de someterla a situaciones o actividades estresantes.

  1. adaptabilidad

Los ejercicios del ojo para adaptación sirven para mejorar el enfoque y la concentración de la visión. Son un poco más complejos, pero tiene beneficios increíbles.

Realiza una marca de 5 mm de largo en el cristal de una ventana.

Colócate a una distancia de unos 35 a 40 cm del cristal y elije un objeto distante.

Observa fijamente la marca durante cinco segundos y vuelve a mirar el mismo objeto durante otros 5 segundos más.

Vuelve a la posición inicial y realiza entre seis a ocho repeticiones.

  1. Colocar las palmas de las manos sobre los ojos

Esta es una actividad diseñada para descansar los ojos y la mente, reduciendo la posible tensión y dolor.

Cierra los ojos y cúbrelos con las palmas de las manos, sin presionar los párpados.

Entonces imagina que todo está de color negro o que te encuentras en un lugar muy oscuro.

Si es posible, mantente sentado con los codos sobre la mesa y la columna vertebral recta.

Mantén esta posición durante unos minutos.

  1. parpadeo

Este es un movimiento relajante que nos permite lubricar los ojos mientras eliminamos la tensión.

Cierra los ojos, respira y relájate.

A continuación, abre un ojo y cierra el otro.

Repite la misma acción con el otro ojo alternativamente.