8 Motivos para adorar el Baile y sus increíbles beneficios para nuestra salud!

No necesitas ser un gran bailarín o bailarina para moverte al son de estos ritmos tan alegres que invitan a mover el cuerpo, solos, en pareja o en grupo.

Conoce 8 razones por la que no dejaras de bailar todos los días a partir de ahora.

La danza es una de las actividades más divertidas que existen y no es que lo piense yo sola, sino que muchas personas lo dicen. No es necesario ser un bailarín o bailarina profesional para ponerte a bailar al ritmo de la música.

Puesto que es un ejercicio con muchos beneficios para la salud, el baile es el mejor ejercicio que todo el mundo puede practicar para mantenerse en forma tanto física como mental.

Para muchas personas, es mucho más fácil trabajar bailando al ritmo de la música que con los movimientos tradicionales de máquinas aeróbicas o pesas.

Desde la antigüedad, el baile ha tomado parte en los rituales, celebraciones y momentos en los que necesitábamos expresar emociones. Hoy en día se ha convertido en una terapia importante para los trastornos que afectan al cuerpo y a las emociones.

Lo mejor de todo es que para bailar no hay límite de edad. El baile es una actividad muy dinámica y puede ser adoptada como una rutina diaria saludable con el fin de disfrutar de todos sus beneficios.

  1. Fortalece los músculos

Cada uno de los estilos del baile requiere del trabajo de ciertos grupos de músculos que se ven reforzados por cada repetición de series.

Esto significa que con la práctica podemos aumentar la fuerza física sin sufrir de fatiga u otros efectos indeseables.

Estilos como el ballet, la salsa y el chachachá son ejercicios muy buenos para fortalecer y tonificar las piernas. Pero por ejemplo, bailar flamenco es bueno para el fortalecimiento de los muslos, las nalgas y los brazos.

  1. Es bueno para la salud cardiovascular

Al igual que con cualquier ejercicio aeróbico, el baile ayuda a proteger la salud del corazón y del sistema cardiovascular.

Esta actividad disminuye la presión arterial, mejora la circulación y promueve la eliminación del colesterol, la prevención de daños cerebrales y ataques cardíacos.

Para obtener estos beneficios, hay que practicar entre 30 y 40 minutos de baile, alrededor de tres a cuatro veces a la semana.

  1. Ayuda a perder peso

Mientras más rápido bailes, mayor será el gasto de energía y en consecuencia, mayor pérdida de peso. Con una rutina de baile de 40 minutos, puedes quemar entre 200 y 400 calorías.

  1. El baile es bueno para la salud del cerebro

Los efectos de baile también son beneficiosos para el cerebro. Bailar ayuda a mantener la memoria activa. Está comprobado que las personas que bailan regularmente son menos propensas a desarrollar demencia y enfermedades degenerativas como el Alzheimer.

  1. Proporciona una sensación de bienestar

El baile es una gran terapia para reducir los síntomas de la depresión, el estrés, la ansiedad y otras emociones negativas que afectan directamente a la calidad de vida.

La práctica de la danza estimula la secreción de serotonina y endorfinas, también conocidas como hormonas de la felicidad.

  1. Mejora la autoestima y la autoconfianza

A través del baile expresamos nuestras emociones. A través del baile conectamos con el cuerpo y cultivamos buenos sentimientos, tales como la autoestima y la confianza.

Aprender a bailar es una manera de superar y transmitir una experiencia que causa cierta satisfacción.

  1. Aumenta la agilidad y la coordinación motora

Antes de comenzar las clases de baile, se recomienda realizar ejercicios de calentamiento y estiramiento.  Gracias al baile desarrollaremos una mayor flexibilidad, agilidad y coordinación.

Estas habilidades proporcionan beneficios importantes para el cuerpo en general, especialmente cuando existe el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson.

  1. Fortalece los huesos y las articulaciones

Gracias al baile  fortaleceremos los huesos y las articulaciones.

Como puedes ver, bailar es algo muy bueno para el cuerpo y es una manera divertida de trabajar y moldear nuestro cuerpo sin darnos cuenta.