Alimentos que debes evitar si tienes la Tensión Alta

Si tienes la tensión alta, se recomienda llevar una dieta baja en sodio y grasas, aquí te dejamos una lista con algunos de los alimentos que es preferible reducir en consumo, aunque posiblemente algunos de ellos sean tus favoritos..

 

Carne Roja

Cualquier dieta equilibrada debería llevar tan sólo una pequeña cantidad (o ninguna realmente) de grasas trans, y eso es debido a que las comidas ricas en grasas no ayudan al corazón ni a los vasos sanguíneos a trabajar con normalidad. Un chuletón de ternera de tamaño medio (510 g)  puede contener 1,50 gramos de sodio, 1,140 calorías y 79 gramos de grasa.


Pepinillos

Los pepinillos son ricos en vitamina K y bajos en calorías, pero están repletos de sodio. El pepinillo medio tiene alrededor de 570 mg de sodio, lo que es más de la tercera parte de sodio recomendado al día. Así que si sufres de tensión alta, lo mejor que puedes hacer es alejarte de los pepinillos.

 

Chucrut

El chucrut contiene hierro y vitaminas C y K, además de fibra; aunque pueda parecer que es el alimento perfecto, por desgracia está cargado de sodio, al igual que el pepinillo. alrededor de 460 mg por 90 gramos.

 

Azúcar

El azúcar es uno de los responsables de la obesidad, y por supuesto la obesidad es una de esas condiciones que no son nada favorables para tu corazón ni tu presión arterial, así que si quieres mejorar en lo referente a tu presión, busca alguna alternativa más saludable, como la stevia.

Sal

Cuando uno sufre de presión alta, es aconsejable reducir el consumo de sal, ya que el sodio que contiene hará que suba inmediatamente.

Alcohol

El consumo excesivo de alcohol también puede hacer que te suba la presión, por lo que hay que controlarlo.

 

Lo que el cuerpo considera moderado, viene a ser:

1 copa al día si eres un hombre mayor de 65
2 copas al día si eres un hombre menor de 65

1 copa al día si eres mujer.

Leche entera

La leche es una fuente estupenda de calcio, pero la leche entera proporciona más grasa de la necesaria. Un vaso de leche contiene 8 gramos de grasa, 5 gramos de los cuales son saturados, y es necesario recordar que el consumo de grasa saturada está estrechamente relacionado con los problemas de corazón.