¿Cómo aliviar el dolor de una inyección mal puesta?

Una de las razones por las que a muchos no les gusta enfermarse e ir al doctor, es tener que recurrir a la aplicación de una inyección para aliviar el malestar. Las inyecciones pueden producir dolores posteriores a su aplicación. Más aun si es colocada erróneamente. Aprende como aliviar el dolor de una inyección mal puesta y prevenirlo si es posible.

Hay personas que corren con la suerte de ni llegar a sentir el piquete de la aguja, mientras que otras son más intolerantes. Esta intolerancia se debe al temor de la aguja desde muy pequeños o porque simplemente son más débiles a sentir el dolor.

Consecuencias de una mala aplicación

El dolor que generan las inyecciones puede variar según el tipo de medicamento recetado. Y es que unos se presentan más espesos que otros, como en aceite diluido (penicilina) o mezclados en polvo (oxacilina). Por lo que su aplicación debe ser más cuidadosa. Presta atención a los problemas que pueden manifestarse.

Según el lugar donde fue aplicada la inyección: lesiones en los nervios, como el ciático (en los glúteos) o el radial (en los brazos), adormeciendo el músculo e incluso ocasionando una parálisis. Infecciones, como abscesos producto de la falta de higiene durante la manipulación.

Hematomas o moretones, cuando se revienta un vaso sanguíneo y la sangre se deposita en los tejidos. Enfisema, producida por una burbuja de aire en los tejidos, con el tiempo desaparece por absorción del organismo. Al igual que puede generarse una  burbuja por las vías sanguíneas ocasionando graves daños al corazón, pulmones y cerebro.

Tipos de inyecciones

Las inyecciones pueden ser intramusculares, las cuales van aplicadas directamente en el músculo con el fin de que el medicamento sea absorbido más rápido. Se usan comúnmente para administrar hormonas, vacunas o antibióticos.

Las inyecciones subcutáneas, son aplicadas en la capa grasa entre la piel y el músculo. Son usadas por lo general para suministrar pequeñas dosis del medicamento. Como la insulina en personas diabéticas.

¿Cómo aplicar una inyección?

aliviar el dolor de una inyección mal puesta

Como si el malestar no fuese suficiente, tener que aliviar el dolor de una inyección mal puesta, resulta realmente terrible. Sigue los siguientes y ahórrate las consecuencias.

La higiene ante todo

Primero que nada, lávate bien las manos con agua tibia y jabón así vayas a usar guantes estériles. La higiene es fundamental para evitar las infecciones. No está demás rosearte un poco de alcohol en las manos y en la aguja.

Luego introduce el medicamento en la jeringa. Hay medicamentos recetados en ampollas. Hazlo cuidadosamente, encaja la aguja en la ampolla e inclínala mientras absorbes el líquido. Después dale unos golpecitos a la aguja con el dedo y expulsa un poco de líquido para que elimines exceso de burbujas.

Coloca la inyección

Antes de colocar la inyección, moja un algodón con alcohol y limpia la zona que vas a inyectar. Procede a colocar la inyección. Si es intramuscular, el miembro a inyectar deberá estar completamente relajado. Introduce la aguja a 90° de la forma más rápida posible, para no darle chance al músculo de contraerse.

Si es subcutánea, sostén la piel con tus dedos índice y pulgar (como un pellizco), así estarás inyectando correctamente en la zona grasa entre la piel y el músculo. Inyecta todo el medicamento lentamente, empujando el émbolo hasta el final. Posteriormente retira la aguja con un algodón listo para colocar sobre la zona, presionando por unos minutos.

Retira la aguja cuidadosamente

Por último, retira la aguja lentamente con un algodón listo para colocar sobre la zona unos minutos haciendo presión. Si es intramuscular, retira el agua manteniendo los mismos 90° iniciales. Y si es subcutánea, presiona un poco la zona inyectada y retira la aguja.

Remedios para aliviar el dolor de una inyección mal puesta

La mayoría de las inyecciones son colocadas en casa, bajo ninguna supervisión. Por ello tendemos a cometer más errores. Estos son algunos remedios que puedes aplicar para aliviar el dolor de una inyección mal puesta.

Alterna el calor y el frío

Usando compresas con hielo y geles calientes. Este proceso funciona para muchos, es ideal para reducir algunos dolores e inflamación. Puedes aplicar primero hielo envuelto en una toalla, durante unos 15 minutos sobre la zona afectada. Retira y cambia por una compresa de gel caliente.

Infusiones de manzanillas

Las compresas con infusiones de manzanilla también sirven como antiinflamatorios. Puedes preparar la infusión y luego mojar una toalla para aplicarla sobre la zona durante unos minutos.

El árnica como remedio natural

Es una planta medicinal con propiedades antiinflamatorias. Puedes conseguirla como ingrediente principal en productos del mercado o presentación en gotas, en tiendas naturistas. Moja un algodón con un poco de gotas de árnica y aplica sobre la zona.

Otros remedios

Existen además otros remedios como las pomadas que contienen componentes esenciales que ayudan aliviar el dolor de una inyección mal puesta. Entre los más usados se encuentra el ibuprofeno y el diclofenaco. Estos son de venta libre en el mercado.

Estos fueron solo algunas recomendaciones. De igual forma si el dolor aun persiste tras haber aplicado estos remedios, acude al médico o si es posible mucho antes. Ya que podrías estar presentando una mayor lesión o infección que requiera de un tratamiento más efectivo.