Aprende como controlar tu apetito para #Adelgazar de manera efectiva!

Uno de los trucos más eficaces para perder peso y no fallar en el intento, es comer menos, ¿pero cómo lograrlo cuando tenemos ataques de hambre o ansiedad?

Picar entre horas es uno de los primeros pasos para el fracaso de la dieta, así como el consumo excesivo de calorías. Por esta razón y a pesar de todos los esfuerzos que realizamos para perder peso, es muy importante aprender a controlar nuestro apetito y ganar a esa falsa sensación de hambre cuando las “tentaciones” se cruzan en nuestro camino.

Cuando el cuerpo no está acostumbrado a comer de forma sana y moderada, es muy probable que tenga dificultad en contener el excesivo deseo de comer, y así no podrá adelgazar.

Afortunadamente, hay una serie de pautas y consejos que nos pueden ayudar a superar este obstáculo y lograr el objetivo deseado en un corto período de tiempo.

¿Quieres saber cuáles son las maneras de controlar su apetito y perder peso?

  1. Come lentamente

La complejidad del cuerpo humano es lo que hace que este hábito sea tan importante. Después de ingerir la comida, los  nervios del estómago envían la señal de satisfacción al cerebro, pero eso puede tomar de 10 a 30 minutos.

Debido a este retraso, es muy probable que la persona siga sintiendo la necesidad de comer hasta que el cuerpo detecte la saciedad.

¿Cuál es la solución?

La mejor manera de evitar estos excesos es tomar suficiente tiempo para comer bien y masticar adecuadamente los alimentos.

  1. Come antes de tener hambre

Estar demasiado tiempo sin comer causará una sensación de hambre incontrolable, que posteriormente te llevará a pegarte esos atracones de comida.

El exceso de alimentos crea una sensación de saciedad y aumenta los niveles de insulina provocando que el cuerpo se sienta cansado y con hambre.

¿Cuál es la solución?

En lugar de esperar hasta sentir hambre, es aconsejable comer varias veces al día. Pero, por supuesto, siempre debe ser una comida sana y rica en nutrientes.

Esto no sólo ayudará a reducir el apetito, sino también mantendrá nuestro metabolismo activo para mejorar la capacidad de quemar grasa y adelgazar.

  1. Dormir bien

Muchas personas no lo saben, pero existe una relación entre la calidad del sueño nocturno y la capacidad de controlar la sensación de hambre.

La falta de descanso aumenta el deseo de comer dulces, grasas y carbohidratos.

Durante el sueño, el cuerpo segrega una hormona conocida como la leptina, que actúa sobre la insulina para quemar las células de grasa y dar una mayor sensación de saciedad.

¿Cuál es la solución?

Dormir unas 7-8 horas por día sin interrupciones.

  1. Aumentar el consumo de agua

Más de la mitad de las personas sufren de algún grado de deshidratación debido a la reducción del consumo de líquidos saludables.

Y lo que la mayoría no sabe es, que este estado tiene efectos negativos sobre la salud y por otra parte, puede crear una sensación que se suele confundir con el hambre.

La falta de líquidos provoca una sensación de fatiga y falta de energía, lo que nos puede conducir a comer en exceso.

¿Cuál es la solución?

Tomar una buena cantidad de agua por día, incluida la contenida en las frutas y verduras.

  1. Cuidado con las calorías líquidas

El cuerpo tiene el poder de digerir más rápido el alimento líquido que el alimento sólido. Cuando se toman “calorías líquidas”, el azúcar en sangre aumenta, aumentando también la necesidad de comer.

El problema es que muchas personas piensan que estas bebidas son inofensivas  y que se pueden eliminar tan fácilmente como el agua.

¿Cuál es la solución?

Limita el consumo de productos lácteos, bebidas deportivas y todo tipo de refrescos. En su lugar, aumenta la ingesta de agua, tés y zumos.