Belleza del Cuello. Como Lograrla?

Cuida la piel de tu cuello con estos remedios naturales

El área del cuello tiende a ser descuidado por la mayoría de las personas porque enfocan los tratamientos de protección y belleza solo al rostro.

Sin embargo, la piel de esa zona y la del escote tiende a sufrir más el paso del tiempo y contaminantes del ambiente al no tener muchas glándulas sebáceas y ser más delgada que en el resto del cuerpo, por lo que tiende a tornarse flácida y le aparecen arrugas y manchas.

Los siguientes tratamientos naturales están diseñados especialmente para tratar estas regiones. La primera fórmula recomendada es una loción para remover suciedad y reafirmar la piel.

Coloca dos cucharadas colmadas de manzanilla en una taza de agua caliente, deja reposar unos minutos y cuela. Mezcla la preparación con 100 ml de agua de rosas y dos gotas de aceite de sándalo.

Conserva en un envase hermético y agita antes de cada aplicación, para colocar, humedece un algodón con el líquido y frota por el cuello y escote de forma suave.

Otro removedor de impurezas propuesto es a base de cebada: En una olla con tres vasos de agua, coloca media taza de cebada, deja hervir a calor mínimo y al llegar a ebullición, apaga y cuela la mezcla.

Almacénala en un envase sellado y coloca cinco gotas de aceite de limón. Aplica con un algodón o paño y remueve cada vez que lo vayas a usar.

Para refrescar la piel realiza la siguiente loción que ayuda a la producción de elastina y colágeno de la piel: Licúa tres hojas de lechuga, con el zumo obtenido, mezcla tres cucharadas de miel y el jugo de medio limón. Aplica la fórmula en el cuello y déjala unos 20 minutos, retira con agua fresca.

Con sábila o aloe vera, puedes realizar una crema efectiva para reafirmar e hidratar la zona. Mezcla la pulpa de dos pencas de sábila con una cucharada de miel, 1 clara de huevo y un par de hojas de orégano, obtendrás una crema pastosa y uniforme coloca una capa delgada en el escote y cuello y deja por unos 20 minutos, luego enjuaga con agua fresca.

Prepara un exfoliante natural que aportará a tu piel hidratación, nutrición y removerá células muertas. Mezcla dos almendras molidas con una cucharada de miel y media cucharadita de limón.

Limpia el área con una de las lociones recomendadas y luego aplica este exfoliante masajeando suavemente la piel.