Beneficios asombrosos de diente de león para tratar las alergias, el cáncer y otras enfermedades

El diente de león es una planta que desintoxica el hígado de manera eficaz, además trata las alergias, posee propiedades diuréticas, ayuda a mantener bajos los niveles de colesterol, estimula la formación de bilis y es bastante útil para las mujeres embarazadas y posmenopáusicas. El diente de león ha sido utilizado durante siglos, por sus propiedades terapéuticas como parte del tratamiento de diferentes condiciones y enfermedades.

El momento ideal para recoger los dientes de león es en el mes de abril, cuando comienza la primavera, y recolectarlo en lugares que no sean muy sucios, y que estén alejados de la ciudad y de las carreteras. Aunque, todas sus partes poseen propiedades medicinales, es bueno recogerlo desde la raíz con ayuda de un cuchillo, su tallo es la parte más provechosa, ya que ayuda a tratar la diabetes y dirige el sistema digestivo.

Además sus hojas son altas en vitaminas, por lo que se puede agregar a las ensaladas, creando diversos platos que te ayuden a conseguir los suplementos que necesitas, también puedes mezclarlas con huevos, patatas, tomates o espinacas.

Al contrario de lo que las personas piensan, la leche del tallo no es perjudicial, sino que es muy curativa y se utiliza para eliminar las verrugas; sus flores son utilizadas para preparar el jarabe de diente de león, el cual es conocido como miel.

Raíz del diente de león para curar el cáncer

Una reciente investigación científica demostró que la raíz del diente de león puede ayudar a curar el cáncer; por lo tanto, con el fin usar la raíz en un futuro, te mostramos como hacerlo:

Debes pelar y cortar la raíz en partes igualmente pequeñas y luego secarlas al aire fresco, es decir, debes extender la raíz en una superficie adecuada, en un lugar  fresco y seco con un buen flujo de aire. Debes dejar que las raíces de diente de león se sequen durante 13 o 14 días, y en cuanto se vuelvan quebradizas estarán suficientemente secas para guardarlas en un frasco, y mantenerlas en un lugar oscuro y seco hasta por 1 año.

Además, la raíz de diente de león es bastante útil en casos de enfermedades femeninas, especialmente para prevenir y tratar numerosos problemas de senos, como el cáncer, los quistes, los tumores y los problemas relacionados a la leche materna o la lactancia.

Las raíces también son muy beneficiosas para el hígado, los riñones, la vesícula biliar y la linfa, además de tratar con éxito la obstrucción, la hepatitis, la inflamación de la piel, la rigidez, el bloqueo, las llagas y los tumores.

Receta para preparar jarabe con la raíz de diente de león:

Ingredientes:

  • 400 flores amarillas de diente de león.
  • 4 naranjas.
  • 4 limones.
  • 3 litros de agua.

Agrega estos ingredientes al agua y déjalos reposar por al menos 24 horas, luego de ese tiempo debes añadir 2 cucharadas de azúcar, y cocinar la mezcla por unos 2 minutos, cuando la mezcla comience a ponerse melosa y gruesa, debes quitarla del fuego, y colocarla en jarras de vidrio previamente limpiadas.

Puedes utilizar este jarabe para tratar ataques de alergias constantes, resfriados normales y bronquitis.