Beneficios de Congelar el Gel de Aloe Vera

Es bien sabido que son incalculables los beneficios del aloe vera o sábila y que siempre se buscará la forma de sacar el máximo provecho a esta planta.

Es que sirve para todo; desde ser la solución idónea para el cuidado de la piel, hasta para efectuar una depuración correcta del sistema digestivo.

¡Fácil de conseguir, difícil de mantener!

Por tratarse de una planta de contextura gelatinosa, se hace un poco complicada su adecuada conservación. Es ahí donde cobra importancia el poder congelarlo. ¡Una acción sumamente sencilla y que traerá numerosos beneficios!

Razones para congelar el aloe vera

Es cierto que la sábila goza de una serie de propiedades que actúan de forma instantánea. No obstante, al estar demasiado tiempo expuesto al frío, viento, rayos UV o polvo, la eficiencia de su gel merma.

¡Llega el momento de congelar la sábila!

Son múltiples las recetas naturales con sábila y para elaborarlas es posible utilizar la base de aloe vera congelado. Una solución rápida y muy cómoda que no se debe pasar por alto.

¿Cómo congelar el aloe vera?

  1. Recolectar las pencas. Esta planta crece dos o tres veces al año, por lo que se aconseja recogerlo durante la primera floración.
  2. Ayudándose de un cuchillo afilado, retirar la piel exterior, poniendo cuidado de no dañar en sí la propia estructura de la planta.
  3. Una vez sin piel y con una cuchara, ir retirando la capa translúcida para depositarla en un recipiente de plástico.
  4. Cuando se tenga todo el gel de la penca solo quedará colocarlo en el congelador para así poder conservarlo tantos días como se desee.

¿Cómo aplicar el aloe vera?

Adicional a hacer perdurar sus propiedades, el congelar el aloe vera permite conseguir una mejor consistencia. Luego de estar varios días en el refrigerador, su aplicación es sencilla, ya que en unos pocos minutos es suficiente para ver como vuelve a tener nuevamente la textura gelatinosa.

Beneficios del aloe vera

  • La sábila es especialmente utilizada en el caso de quemaduras leves, su aplicación no solo alivia el dolor sino que evitar posibles consecuencias nefastas.
  • Es recomendable para tratar las varices, gracias a sus propiedades analgésicas, que ayudan a desinflamar las venas.
  • Brinda alivio en caso de ampollas en los pies, irritación o algún hongo, siendo conveniente su aplicación antes de dormir.

¡Las ventajas de congelar aloe vera no acaban aquí!

Es muy efectivo para tratar problemas dérmicos como el acné, por lo que disponer rápidamente de varias porciones en el día para ser aplicadas en las mañanas y las noches sin la tediosa tarea de sacar el gel cada momento.