¿Cómo calmar el dolor de oído?

El dolor de oídos es un malestar que puede llegar a ser tan delicado como doloroso. Se presenta como un dolor agudo, sordo y en algunos casos con la presencia de ardor en uno o ambos oídos a la vez.

Para poder combatir este malestar es muy importante saber que lo está causando. Es por esto que en el presente artículo te hablaremos de los síntomas, las causas y el tratamiento para calmar el dolor de oído.

Causas del dolor de oído

Una causa común en los bebes y los niños, mientras que es muy poco probable en los adultos es la acumulación de líquido por el bloqueo de la trompa de Eustaquio.

La causa previamente mencionada trata de una estructura que comunica el oído con las fosas nasales. Y su obstrucción es más común en niños debido a que estos la tienen en una posición más horizontal. El bloqueo de la trompa de Eustaquio puede ser ocasionado por resfriados, gripe ó alergias. Lo que genera la acumulación de sustancias y termina provocando una infección que resulta dolorosa.

Otras causas que suelen ser comunes en los adultos, pueden ser la presencia de una perforación en el tímpano, alguna infección generada por bacterias, algún desorden temporomandibular ó incluso el cierre del canal auditivo por el exceso de cera.

El dolor viene dado por la inflamación provocada por los motivos antes expuestos.

Tratamiento para calmar el dolor de oído

Como antes mencionamos para calmar el dolor de oído y comenzar a tratar el malestar, lo primero que debe hacerse es un diagnostico. Para esto se recomienda la visita a un especialista. Este será capaz de determinar la causa de tus problemas y definir “el” o “los” tratamientos a llevar a cabo.

En muchas ocasiones basta con tratamientos caseros para calmar el dolor de oído, pero en otros casos puede llegar a ser necesaria la intervención quirúrgica.

En caso de que la inflamación sea externa serán necesarios medicamentos antiinflamatorios. Y en caso de que la inflamación se presente a nivel medio, se requiere el uso de medicamentos analgésicos, antibióticos y antiinflamatorios.

A continuación te presentamos una lista detallada de algunos métodos que puedes aplicar para disminuir la inflamación del oído.

Aceites

Son buenas alternativas para calmar el dolor de oído. Ya sea con el uso externo del aceite de lavanda, el cual se puede emplear para masajear la parte externa del oído ayudando a estimular la circulación y reducir inflamaciones.

Como también el uso del aceite de oliva, con el que se recomiendan unas 3 o 4 gotas en el interior del odio, que servirán para aliviar el ardor y lubricar la zona en caso de resequedad.

Aplicar calor

El calor es bueno para relajar los músculos, estimular la circulación y reducir inflamaciones externas. Para esto se recomienda el uso de compresas calientes en la zona de afuera del oído afectado. Con una duración de 15 minutos.

También podemos aplicar un secador en caso de que el dolor sea causado por la acumulación de líquidos. Algo que como ya mencionamos es muy común en bebes y niños.

Para curar las infecciones

Para esto existen remedios caseros que además de curar las infecciones, van a reducir la inflamación. A continuación te mencionamos algunos componentes naturales que puedes utilizar.

  • Aceite de árbol. Por sus propiedades antisépticas. Se recomienda aplicar tres gotas en la parte interna del oído en estado tibio. Esto ayudara a reducir la infección y la inflamación.
  • Aceite de ajo. Por sus acciones como antibiótico y antiinflamatorio natural. Se recomienda elaborar aceite de ajo, machacando un diente con un poco de aceite de oliva. Hervir un poco y luego dejar reposar, para añadir unas tres gotas en el interior del oído.
  • No solo es buena en forma de té.  De hecho, gracias a sus propiedades antiinflamatorias ayudara a reducir infecciones y calmar el dolor de oído. Además, se recomienda preparar una infusión y mezclar con aceite de oliva para luego añadir tres gotas en el interior del oído.

Por último, recordamos que en caso de que el dolor persista o empeore con el uso de cualquiera de estos métodos ya mencionado, visitar a un especialista de manera inmediata en busca de una anomalía.