Cerebro dividido: ¿Sabes en qué piensa un hombre cuando está con una mujer?

Aunque los hombres principalmente se centran en lo físico, al final terminan dándose cuenta de las cosas importantes y se fijan más en factores tales como el sentido del humor, los intereses comunes y la afinidad.

Imagínate que esta noche tienes una cita. Te vistes, vas al lugar indicado, te sientas y comienzas una conversación agradable. Todo parece ir bien. Sin embargo, cada vez que vivimos esta situación, hay una pregunta que siempre surge y es: ¿Qué estará pensando en este momento?

Seguro que en lo mismo que piensan todos. Esta es la primera respuesta que nos viene a la mente a todas las mujeres. Bueno, pues tenemos que saber que el cerebro masculino no es tan solo una máquina controlada únicamente por la testosterona y el deseo sexual.

De hecho, nosotros también pensamos en lo mismo varias veces durante este primer encuentro, por lo que las diferencias pueden no ser tan extremas.

Sin embargo, no podemos ignorar que el cerebro está sexualizado, es decir, el cerebro   procesa información femenina diferente a la información masculina y a su vez, el cerebro masculino escucha, responde y analiza aspectos de manera diferente.

¿En que piensan los hombres cuando están con una mujer?

De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Cambridge, la psicobiología de la atracción es en un primer momento, una gran cantidad de elementos comunes entre hombres y mujeres y estos son los siguientes:

La atracción y el estrés están estrechamente relacionados

Cuando la persona que está delante de nosotros nos atrae, se activa un instinto primario muy similar en el hombre y en la mujer.

Así que debes saber que el estrés nos pone en alerta a la hora de poder lograr o escapar de determinado objetivo. Si perdemos el control, tendremos un problema: diremos cosas inapropiadas, pareciendo algo exagerados, nerviosos y confundidos.

En ambos sexos existe un aumento en el nivel de cortisol en sangre y una reducción de la serotonina, un neurotransmisor que nos da un efecto calmante.

Es decir,  entramos en un proceso de obsesión y fijación. Como si la persona que nos atrae, él o ella, fuese nuestro único foco de atención.

Sin embargo, en el caso de los hombres, el papel de la testosterona hace que a veces tiendan a tener que hacer frente a un cerebro dividido.

En este caso también hay que ser honestos, puesto que el aspecto físico es la carta de presentación  en la que todos nos centramos de una manera instintiva.

En nuestro caso, solemos hacer una evaluación de la totalidad, analizamos la cara, el cuerpo e incluso la forma de vestir o de andar.

Los hombres por su parte también lo hacen, pero tardan más en hacerlo. Al principio, los hombres  evalúan si la mujer los atrae sexualmente y cuando esto ocurre, el cerebro masculino se activa.

El hombre se ve obligado a utilizar el equipo adecuado de seducción mientras trata de mantener la calma.

Seducir, un trabajo duro

Aunque al principio los hombres se fijen más en el físico, a menudo tienen en cuenta estos aspectos:

  • El sentido del humor
  • La voz de las mujeres
  • Mismos intereses
  • Que la mujer sea receptiva a sus palabras
  • Que haya afinidad entre ambos

Las mujeres somos más selectivas a la hora de buscar una pareja. Nos centramos en muchos más aspectos, como que nos entiendan, que exista complicidad entre ambos, etc.

Por último,  los hombres pueden mostrarse algo bipolares durante las citas, pues tienden a pensar  más en el sexo, sin dejar a un lado su deseo de formalizar una  relación  y encontrar un socio para compartir su vida y ser feliz.