¿Cómo cambiar el color de tu cabello naturalmente, sin usar químicos?

Los daños de los productos químicos son algo que no deberías ignorar, especialmente si frecuentemente visitas el salón de belleza para cambiar el color de tu cabello o comprar cajas de productos y hacerlo tú mismo.

Hay unos 5000 diferentes químicos usados en tintes de cabello, muchos que han sido probados como cancerígenos en estudios con animales.

Si quieres cambiar el color de tu cabello sin miedo, te sugerimos usar formas naturales para teñirlo. Acá te mostraremos una manera de pintar naturalmente tu cabello, con hierbas que son saludables para ti también.

¿CÓMO CAMBIAR EL COLOR DE TU CABELLO NATURALMENTE, SIN USAR QUÍMICOS?

ZANAHORIAS O JUGO DE REMOLACHA PARA EL CABELLO ROJO.

Pintar tu cabello con remolachas o zanahorias es una gran manera de agregar un tono rojizo a tu cabello, sin lidiar con esos desagradables productos químicos.

Ingredientes:

Jugo de remolacha (puedes agregar jugo de zanahorias)

Aceite  batido de coco

Instrucciones: mezcla el aceite de coco junto con el jugo de remolacha. Aplica en la cabeza profundamente. Cúbrelo con papel de plástico. Déjalo en tu cabello alrededor de 1 hora. Luego enjuágalo y lávalo normalmente.

MANZANILLA PARA EL CABELLO RUBIO.

Ingredientes:

8 cucharadas de manzanilla

300ml de agua

Jugo de limón

300ml de agua caliente con 8 cucharadas de hojas de manzanilla secas.

Caliéntalo por unos 15 minutos.

Déjalo enfriar y agrégale el jugo de medio limón.

Aplícate la mezcla en el cabello, péinate y déjalo secar.

Secar tu cabello con el sol deja mejores resultados.

Luego, lava tu cabello profundamente con champú.

CÁSCARAS DE NUEZ PARA EL CABELLO MARRÓN OSCURO.

Tritura las nueces, y luego colócala las cáscaras a hervir en una olla de agua por al menos 30 minutos.

Después de que se enfrié, aplica la mezcla en tu cabello y déjalo alrededor de 20 minutos, dependiendo del tono que estés buscando. Asegúrate de no frotar demasiado el cuero cabelludo.

CÁSCARAS DE CEBOLLA PARA EL CABELLO GRIS.

Agrega las cáscaras de cebollas hasta la mitad en un vaso con agua caliente. Deja que se asiente por 20 minutos. Asegúrate de tener algo para cubrir el líquido para que no se salga en vapor.

Separa el líquido de las cáscaras usando una gasa. Agrega 2 cucharadas de glicerina líquida. Coloca la mezcla en tu cabello frotándolo cada día, hasta obtener los resultados que buscas. Después de frotarlo puedes lavar tu cabello como normalmente lo harías, y luego déjalo secar naturalmente.