Cómo hacer un jabón de aloe vera con efecto hidratante

Algunas personas sienten que su piel esta seca o irritada cuando utilizan ciertos jabones  convencionales.

Por esta razón, una buena alternativa es  preparar en casa un jabón a base de aloe y aceite de oliva, que nos ayude a mantener una correcta hidratación de la piel, mientras que la limpia de impurezas.

¿Qué propiedades nos ofrece el aloe vera?

El Aloe Vera es una planta cuyas hojas contienen una pulpa gelatinosa con muchas propiedades para la salud.

Debido a que el Aloe tiene propiedades calmantes, antioxidantes, anti-inflamatorias y renegadoras,  muchos productos cosméticos utilizan las propiedades de este ingrediente.

Por otra parte, nos ayuda a mantener la humedad natural de la piel, por lo que es la opción ideal para el cuidado de la piel mixta, grasa y acné.

Muchas personas han optado por tener una planta de aloe vera en casa, ya que no requiere de mucho cuidado y es un remedio rápido y eficaz para las quemaduras, heridas, etc.

Ventajas de la preparación del jabón de aloe vera

Cada vez a más personas les gusta la idea de preparar sus propios productos de higiene en el hogar, ya que así se puede elegir y personalizar los ingredientes e ir probando diferentes fórmulas para ver cuál es el más adecuado para su piel.

El jabón de aloe es apropiado para cada tipo de piel, por lo que toda la familia va a poder utilizar este increíble jabón, pero podemos darle diferentes detalles con algunos aceites esenciales.

¿Qué ingredientes necesitamos?

  • 1 taza de aceite de oliva o aceite de coco
  • 3 cucharadas de sosa
  • 6 ½ cucharadas de agua destilada
  • 3 cucharadas de gel de aloe vera
  • 15 gotas de aceite esencial (opcional)

¿Qué aparatos vamos a necesitar?

  • Un molde para la base de jabón o una botella de plástico
  • Gafas para manejar la sosa cáustica
  • Batidora
  • Una cacerola
  • Un recipiente de vidrio
  • Una cuchara de madera

Ponemos el recipiente de vidrio en el fregadero. Añadimos primeramente la sosa cáustica y luego el agua destilada.

Ten cuidado para evitar salpicaduras.

Debido a que este proceso produce vapores, deja que la mezcla se enfríe.

Ventila la cocina o el sitio en el que estas preparando el jabón.

A continuación, añade el aceite de oliva o aceite de coco en una cacerola, caliéntalo a fuego lento y cuando esté un poco caliente, aproximadamente a unos 40 ° C, retira del fuego y mezcla con cuidado en la botella de vidrio.

Mezclar todo hasta obtener una consistencia de gel.

En este momento y  sin esperar a que se enfríe, añade el aloe vera y los aceites esenciales  y mezcla bien.

Pon esta mezcla en el molde y cúbrela con una toalla para mantener el calor.

Deja reposar hasta que se enfríe, entre 12 y 24 horas.

Desmolda y mantén este jabón a base de aloe vera en un lugar fresco y seco, entre seis semanas y dos meses.

Jabón de glicerina y aloe

Una opción más sencilla para preparar un jabón de aloe es comprar un jabón de glicerina, calentarlo al agua maría y mezclar con aloe vera.