Cómo preparar jarabes naturales y expectorantes para despejar las vías respiratorias

Los jarabes naturales han sido, desde siempre, uno de los mejores remedios para combatir los síntomas de enfermedades que afectan el sistema respiratorio.

Combinan las cualidades de varios ingredientes orgánicos que fortalecen el sistema inmunológico y reducen las molestias que se presentan en la garganta y las vías nasales, entre otros.

Aunque hoy en día existen varios tratamientos farmacológicos con el mismo propósito, algunas personas prefieren utilizar soluciones naturales porque las consideran mucho más eficaces.

Es necesario resaltar que los jarabes naturales tienen también propiedades expectorantes que los hacen muy buenos para eliminar el exceso de mucosidad que suelen bloquear las vías respiratorias.

Semillas de lino

Las semillas de lino son buenas para calmar la irritación de la garganta que suelen aparecer ante los problemas respiratorios.

Combinado con el limón y la miel, mejoran la respuesta inmune, reduciendo la presencia del virus.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de semillas de lino
  • 1/2 vaso de agua
  • Zumo de limón 2 cucharadas
  • 2 cucharadas de miel de abeja

Coloca tres cucharadas de semillas de lino en medio vaso de agua y deja descansar hasta que se haga un gel espeso.

Cuando esté listo, añade el zumo de limón y la miel de abeja.

Vierte el producto en una botella y toma dos cucharadas cada tres o 4 horas.

Jarabe de berro

Los berros junto con la miel es un remedio expectorante que acelera la recuperación respiratoria.

Sus propiedades reducen la presencia de virus y bacterias, mientras que hacen que el moco se vuelva más fluido para facilitar su expulsión.

Ingredientes

  • 6 hojas de berros
  • 3 cucharadas de agua
  • 3 cucharadas de miel

Coloca los berros en una licuadora y añade tres cucharadas de agua.

Pasa el producto por un colador y mezcla con tres cucharadas de miel.

Almacena en un frasco oscuro y deja que repose toda la noche.

Toma una cucharadita cada 4 horas.

Jarabe de fresa

Por su delicioso sabor, este jarabe de fresa es ideal para combatir la tos y los resfriados, sobre todo para los niños de la casa.

Contiene vitamina C y cualidades antisépticas que fortalecen la inmunidad para acelerar la recuperación de la salud.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de miel
  • 5 fresas

Lava las fresas y colócalas en la licuadora junto con la miel.

Coloca el producto en una cacerola y cocina a fuego lento hasta conseguir una textura espesa.

La dosis recomendada es una cucharada tres veces al día.

Jarabe de ajo y almíbar de limón

Tanto el limón como ajo dependen de nutrientes y propiedades que promueven la limpieza de las vías respiratorias para eliminar toxinas y los agentes que causan infecciones.

Ingredientes

  • 6 dientes de ajo
  • 1 limón
  • 1 cebolla
  • 1 vaso de agua
  • 4 cucharadas de miel

Coloca en el vaso de la batidora los ajos, el zumo de un limón, la cebolla y la miel.

Añade el agua y bate bien.

Coloca la mezcla en una botella de cristal y toma una cucharada tres veces al día.

Jarabe de limón y jengibre

Las propiedades antivirales del jengibre y del limón se unen en este tratamiento natural para despejar las vías respiratorias y para combatir enfermedades como el asma y la bronquitis.

Sirve para calmar un dolor de garganta y favorece la eliminación de la mucosidad para reducir la congestión.

Ingredientes

  • 1 limón
  • 1/2 vaso de agua
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharadita ralladura de jengibre
  • 1 rama de canela
  • 3 hojas de menta

Lava el limón, corta en cuatro trozos y reserva.

Pon el azúcar en una cacerola, añade el agua y pon a fuego lento para formar una especie de caramelo.

Introduce el limón y revuelve con una cuchara de madera.

Añade el jengibre y la canela.

Deja hervir durante 5 minutos y agrega más agua si es necesario.

Añade tres hojas de menta, retira del fuego y deja reposar otros 20 minutos.

Toma una cucharada por la mañana y otra antes de acostarse.