¿Cómo preparar un astringente a base de hierbas para la piel grasa?

Dejar de tener la piel grasa consiste en tomar una serie de cuidados especiales  que deben ser puestos en práctica todos los días para prevenir el desarrollo de problemas comunes de la piel tales como espinillas y acné.

Esta problema aparece cuando hay un exceso de producción de aceite en las glándulas sebáceas, lo que hace que la cara este como aceitosa y brillante, dándole un aspecto sucio y dejando unos poros más visibles de lo habitual.

La consecuencia de esto es, que muchas personas tratan de controlar el exceso de aceite para que la cara quede más suave y más limpia.  En respuesta, la industria cosmética ha desarrollado cientos de productos que pueden regular los aceites naturales para tener una  piel  perfecta.

Sin embargo, algunas personas no tienen suficiente dinero para invertir en costosos tratamientos que ofrecen el mercado o no confían en los resultados que proporcionan los ingredientes químicos utilizados en esos productos.

La buena noticia es que  hay ingredientes naturales con los que podemos desarrollar un astringente casero  para comenzar a mejorar el estado de la piel grasa sin riesgo a los temibles efectos secundarios.

¿Cuáles son los beneficios de los astringentes para la piel grasa?

Los astringentes nos ayudan a obtener un buen limpiador facial, con el fin de reducir el exceso de grasa, dejando una piel más suave.

Este producto no es más que un tónico facial con propiedades antisépticas y refrescantes que, cuando se aplica en la piel,  puede equilibrar los niveles de grasa, reduciendo el riesgo de puntos negros  y espinillas.

Lo mejor de todo es que  hay varias maneras de preparar este tipo de tónico natural a base de hierbas y otros ingredientes naturales  para ahorrar dinero y no correr el riesgo de reacciones alérgicas.

Receta para preparar un astringente a base de hierbas para la cara

Muchas de las plantas que se encuentran fácilmente en la naturaleza tienen potentes efectos astringentes que pueden penetrar y eliminar los restos de aceite y la suciedad acumulada en tu cara.

Ingredientes

  • 230 ml de extracto de hamamelis
  • 2 cucharaditas de miel
  • 1 cucharada de menta seca
  • 1 cucharadita de hojas secas de consuelda
  • 1 frasco de vidrio con tapa

Introducimos la cucharada de menta y la cucharadita de consuelda en un frasco de cristal con tapa. En casa de no encontrar las hierbas secas, puedes utilizarlas frescas, pero dobla la cantidad.

A continuación añadimos el extracto de hamamelis, asegurándonos de cubrir bien las hierbas.

Mezclamos bien todos los ingredientes y añadimos la miel.

Sellamos con una tapa hermética y mezclamos bien hasta que todo se haya integrado perfectamente.

Debemos colocar el recipiente en un lugar cálido, al ser posible cerca de una ventana, para que entre la luz del sol.

No os olvidéis de remover la mezcla de vez en cuando.

Dejamos reposar durante 2 o 4 semanas.

Cuando pasen las cuatro semanas, filtramos el líquido obtenido a través de una malla fina y vertemos el líquido en otro frasco de cristal.

Ahora debemos de colocar este nuevo frasco de cristal en un lugar fresco y alejado de la luz solar.

Su modo de uso es el mismo que el de un astringente convencional:

Limpia la cara con un paño húmedo para eliminar posibles impurezas de la superficie y los posibles restos de maquillaje.

Sumerge una bola de algodón en el astringente casero y limpia todas las áreas que deseas tratar.

Por supuesto que su acción es eficaz al 100%, debiendo  evitar el uso de cremas o cualquier otro tratamiento que contengan aceites.