Como reducir el colesterol con Almendras!

Las almendras se pueden encontrar en muchos alimentos, barras de chocolate, ensaladas, helados, bocadillos, barras de pan, etc.

Las almendras tienen la excelente capacidad de bajar los niveles de LDL. Los niveles LDL significan “lipoproteína de baja densidad”, el tipo de colesterol malo que causa presión arterial alta, endurecimiento y obstrucción de las arterias, y muchas otras. Incorporar almendras a su dieta diaria puede ser muy beneficioso para tener un corazón sano.

Lo primero es lo primero: las almendras no son los frutos secos.

En realidad, son el núcleo del interior de las semillas, de un árbol con el mismo nombre. Las almendras pueden comerse crudas o tostadas. También pueden ser añadidas en variedad de platos, postres y productos horneados. Además de enteras las  almendras hoy en día se pueden comprar troceadas y en forma de harina.

Lo qué hace que las almendras sean tan eficaces en la reducción de sus niveles de LDL es la combinación de vitamina E y grasas poli insaturadas.

La vitamina E es un antioxidante que ayuda a prevenir la oxidación del colesterol en los alimentos que consume, estas evitan que se peguen en las paredes internas de las arterias causando una reducción del flujo de sangre.

El hecho de que aparezca “grasa” en la palabra “grasas poli insaturadas” no significa que tenga que alarmarse a la hora de comer almendras.

La verdad, es que este tipo de grasas ayudan a reducir los niveles de LDL, minimizando así considerablemente el riesgo de padecer hipertensión arterial, ateroesclerosis (endurecimiento y estrechamiento de las arterias) y enfermedades del corazón.

Lo que es buenísimo de las almendras es que pueden ayudar a reducir sus niveles de LDL sin tener ningún efecto sobre sus niveles de HDL. Los niveles HDL significan “lipoproteína de alta densidad”, un tipo de colesterol bueno que mantiene los niveles de colesterol malo bajo control.

Según un estudio realizado, la gente que consumía almendras de manera regular fueron capaces de reducir sus niveles de LDL en un 10 por ciento.

Incluso sin cambiar nada su dieta, añadir almendras en su dieta diaria fue suficiente para obtener estos impresionantes resultados. Imagínense lo que podrían hacer las almendras si además llevásemos una dieta saludable!

En dicho estudio, los que participaron consumían una media de 73 gramos de almendra, eso es alrededor de media taza solamente.

Usted puede tener la tentación de duplicar o triplicar esa cantidad, para reducir sus niveles de LDL. Sin embargo, también debe considerar el hecho de que las almendras tienen bastantes calorías. Media taza de almendras podría contener hasta 400 calorías.

Si está pensando en incluir las almendras a su dieta diaria y aprovechar todos sus beneficios, recuerde que la moderación es la clave.