Cómo reducir los niveles de azúcar, colesterol y ácido úrico con agua de alcachofa

La alcachofa es un vegetal con un alto contenido en vitaminas, minerales y antioxidantes que promueven la salud.

Se ha comprobado que la alcachofa ofrece una cantidad importante de fibra, hidratos de carbono, proteínas y en menor medida, ácidos grasos esenciales.

Debido a esto, en los últimos años su consumo ha aumentado en muchas partes del mundo, especialmente se utiliza como suplemento a la dieta de quienes desean perder peso.

La alcachofa es un gran limpiador natural y su consumo facilita la eliminación de esas sustancias que alteran el funcionamiento de los órganos principales del cuerpo.

Reduce los niveles de azúcar en la sangre

Uno de los componentes que hay que destacar en esta hortaliza es la inulina, un carbohidrato que se metaboliza lentamente en el cuerpo, promoviendo la transformación del azúcar en energía.

También contribuye a regular los niveles de insulina, mejorando la salud de los pacientes con diabetes tipo 2.

Controla el colesterol

Un alto contenido en fibra y vitamina C contribuye a reducir los niveles de colesterol malo, aumentando el colesterol bueno. Por otro lado, contiene cinarina, una sustancia que estimula la secreción de la bilis, facilitando la digestión de las grasas y evitando que se acumulen en el cuerpo.

También ofrece flavonoides, cuyo efecto antiinflamatorio ayuda a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Favorece la eliminación de ácido úrico

El linoleico ácidos cafeico que se encuentran en las alcachofas, contribuyen a reducir los niveles de purinas en la sangre, algo que mejora la circulación y facilita la eliminación del ácido úrico.

También actúa como un diurético potente, ya que elimina el líquido retenido en los tejidos y reduce los síntomas de enfermedades inflamatorias como la gota y la artritis.

Mejora la salud del hígado

La alcachofa contribuye a la disolución de la grasa, puesto que es un alimento que sirve para proteger el hígado y mejorar su función. De hecho, es muy recomendable para las personas que sufren de cirrosis o tienen el hígado muy afectado.

La alcachofa es muy digestiva

Por su importante contenido de fibra, el agua de alcachofa mejora la digestión.

Mejora el movimiento intestinal combatiendo el estreñimiento y, aunque suene contradictorio, también es un gran remedio para combatir la diarrea.

¿Cómo preparar el agua de alcachofa?

Aunque este alimento puede incluirse en distintas recetas, la forma más recomendada para consumir alcachofa es mediante la preparación de una bebida natural. Esta receta te permite conservar en gran parte sus propiedades y lo mejor de todo es que contiene muy pocas calorías.

Lo importante es elegir alcachofas saludables, prestando atención al tamaño y las hojas, que deben estar bien definidas y verdes.

Ingredientes

  • 3 alcachofas medianas
  • 1 litro de agua

Se lavan las alcachofas, se cortan los extremos del tallo y se trocean.

Ponemos en una cazuela el litro de agua, echamos las alcachofas troceadas y cocinamos durante 15 o 20 minutos. Retiramos y tapamos.

Colamos y listo.

Podemos tomar un vaso de agua de alcachofa antes de desayunar y antes de comer, durante al menos tres semanas.