Conoce a  Mónica Riley, una mujer que quiere pesar 700 libras y ser la mujer más gorda en la tierra

Una de las personas más increíblemente obesas del mundo es esta mujer, Mónica Riley quien quiere alcanzar su sueño de convertirse en la mujer más gorda en la tierra, queriendo alcanzar un peso de 700 libras, y comiendo más de 8.000 calorías por día, cuando la ingesta normal de un ser humano al día no es ni la mitad de lo que ella consume.

Así, en lugar de tratar de perder algo de peso, la niña de 27 años que viene de Texas, continúa acumulando kilogramos hasta quedar totalmente inmovilizada

Mónica Riley es una modelo de gran tamaño de sitios web para mujeres grandes y hermosas, dedicado a personas que también ven belleza (y la hay) en el sobrepeso, y que aspira a convertirse en la mujer más gorda que este viva en el mundo al alcanzar 453 kg.

Incluso, quiere llegar a ser lo suficientemente gorda como para no poder salir de la cama sobre sus propios pies.

Su novio, Sid Riley, de 25 años, que al mismo tiempo es su alimentador, se pasa todo el día cocinando para su novia.

El se encarga de que su barriga crezca con esta dieta tan peculiar, haciendo que ya tenga 91 pulgadas de abdomen y la alimenta mediante el uso de un tubo.

Esta meta es increíblemente extraña y rara, no por el deseo de ser la mujer más gorda del mundo, sino por todos los problemas de salud que esta práctica puede traer para la vida de Mónica, pues los riegos son infinitos.

Este consumo excesivo de calorías eventualmente va a traer a Mónica problemas de diabetes tipo I y II, debido al alto contenido de azúcar que ingiere todos los días.

Su cuerpo será incapaz de producir tanta insulina, por lo que padecerá de esta enfermedad.

Además, el consumo de tantas grasas hace que Mónica acumule más grasas en su cuerpo de las que debería, por lo que no solo afectara su figura, sino que la grasa comenzara a obstruir sus arterias y su sistema circulatorio, así que los problemas cardiacos son inminentes.

Esto sin contar los problemas con el colesterol y los triglicéridos.

Debido al exceso de peso, su respiración será cada vez más difícil, poniéndola incluso en riesgo de un paro respiratorio.

El daño a varios de sus órganos también es posible, como el del hígado y el riñón, además del daño a su aparato digestivo.

Por otra parte, Mónica será incapaz de moverse por sí sola, ya que sus huesos serán incapaces de sostener esta cantidad de peso, así que actividades como ir al baño, caminar, correr e incluso comer deberá ser asistido.

Su objetivo primordial es llegar a tener 453 kg y el alcanzar el título de la mujer más gorda del mundo.

A pesar de que es una meta, esta práctica es increíblemente peligrosa, por lo que se debe evitar a toda costa el consumo excesivo de calorías