Conoce las terribles consecuencias del tabaquismo

No existe hasta ahora un aspecto positivo de mayor peso sobre el acto de fumar que supere las graves consecuencias del tabaquismo. Las cuales abarcan un montón de  enfermedades que causan hasta la muerte en muchos casos. El tabaquismo hace referencia a la adicción o dependencia hacia el tabaco o fumar cigarro.

Esta adicción se debe a la presencia de un potente compuesto como lo es la nicotina. Cuyo comportamiento es crear una sensación estimulante en el cerebro.

Consecuencias del tabaquismo en el hígado

Fumar atrae muchísimas consecuencias, afectando todos nuestros órganos. Comenzando por el hígado, cuyo funcionamiento depende del bienestar del resto de los demás. Ya que es el encargado de absorber todos los nutrientes, vitaminas, minerales y proteínas que aportan los alimentos y medicamentos que consumimos.

Así como de desechar los elementos de cada uno, que no son esenciales para el organismo. Por ende, un mal funcionamiento del mismo ira agravando los demás órganos lentamente. Atrayendo consigo enfermedades como la gastritis, el cáncer de estomago, acidez estomacal, indigestión, cirrosis hepática, entre otras más.

No es que el humo del cigarro afecte directamente al hígado, pero si los químicos que este va soltando y esparciendo por todo el cuerpo. Este humo se filtra oxidándose y aumentando la producción de radicales libres y toxinas que degeneran las células en el hígado.

El tabaquismo se refleja negativamente en la piel

Sin duda alguna el tabaco y la salud de la piel no son para nada una buena combinación. Y muchos fumadores a pesar de estar consientes de lo dañino que es fumar para muchos órganos, se olvidan de un órgano vital como lo es la piel. Pues resulta que una de las consecuencias del tabaquismo es que altera gravemente los compuestos como el colágeno y la elastina.

Siendo estos los responsables del desarrollo de los tejidos que le aportan la elasticidad a la piel. Un deterioro de estos tejidos produce el envejecimiento prematuro de la piel, provocando las famosas arrugas. Igualmente pueden aparecer estrías, por causa del daño en las fibras de la piel.

También le resta el brillo y humectación volviéndola más reseca y oscura. Debido a su composición en monóxido de carbono, el cual retrasa la circulación del oxigeno.

Deterioro en los dientes

Otra de las consecuencias del tabaquismo radica en la salud de los dientes. Ya que el consumo del tabaco reduce la producción de saliva y debilita el sistema inmunitario para lidiar con las bacterias que se alojan en la boca. Estimulando la producción excesiva del sarro en los dientes, caries y la halitosis que causa el mal aliento.

El contenido de alquitrán y nicotina en el tabaco, cuando entran en contacto con la saliva generan un desgaste en el esmalte de los dientes. Produciendo su decoloración, tornándose cada vez más amarillos, y en los peores casos se llegan a poner de un color marrón o negro.

Pérdida de peso

Muchas personas que fuman le atribuyen esta consecuencia como un aspecto “positivo” al tabaquismo. Sobre todo las que buscan perder peso de forma rápida. Pero lo cierto es que no hay nada positivo en esto. Dado que la pérdida de peso se debe a que el tabaco tiende a suprimir el apetito hacia muchos alimentos nutritivos.

De igual forma que deshidrata aun mas rápido el cuerpo. Impidiendo así que el organismo pueda absorber las propiedades de las vitaminas, proteínas y demás nutrientes que aportan ciertos alimentos. Vitales para gozar de una buena salud y un peso corporal saludable.

Enfermedades respiratorias

 

 

Si hablamos de las enfermedades como consecuencias del tabaquismo, la primera que oímos nombrar siempre es el cáncer de pulmón. Esta se origina porque el tabaco reduce las células que producen la mucosidad que protege a los bronquios.

Luego no hay forma de retener los microorganismos y otros agentes que a la larga causan el cáncer. Y enfermedades respiratorias como bronquitis aguda, enfisema, o enfermedades cardiovasculares.

Estas son solo algunas consecuencias del tabaquismo y razones suficientes por las que no se debería fumar. Aunque existen muchísimas otras más. Esperamos haber sembrado un granito de conciencia en ti, y si eres un fumador activo te animes a ir dejando este mal hábito.