Consigue una concentración Máxima con estos sencillos trucos!

¿Eres de esas personas que se dispersan enseguida? ¿Empiezas a pensar cosas que no tienen nada que ver con tu trabajo? No te preocupes, gracias a estos 10 consejos te concentrarás más fácilmente.

Los expertos en negocios dicen que la productividad no tiene nada que ver con la cantidad de horas que una persona trabaja al día, pero si con la calidad de ese tiempo. No vale la pena pasar 10 horas realizando un informe si dedicándole 3 horas al 100% sacas el mismo resultado.

Falta de concentración: el enemigo número uno de la productividad

Los agentes externos, como las llamadas de teléfono, alguien que llama a tu puerta, un nuevo e-mail o la televisión, etc., no son los culpables que hacen que te desconcentres, sino que también puede haber agentes internos, como por ejemplo, pensar en temas que no tienen nada que ver con las tareas, problemas personales, etc., que hacen que no estemos 100 % concentrados.

La buena noticia es que hay varias técnicas que pueden ayudarte a mejorar la capacidad de atención y son estas que te enseñamos a continuación:

  1. Definir los objetivos del día

Cuando te levantas para ir a trabajar, sueles tener claro las tareas del día, las metas. De esta manera es más fácil poder concentrarse. Una buena manera de no olvidar los objetivos es escribiéndolos en un lugar visible.

  1. Divide las tareas en “subtareas”

Es importante marcar tareas pequeñas o soluciones intermedias. Cuando hayas terminado todas tus tareas, puedes hacer un descanso.

  1. Averigua cuales son los momentos más productivos

Algunas personas dicen que sus momentos de mayor productividad son por la mañana, otros que son después del desayuno e incluso algunos dicen ser más eficaces trabajando por la tarde.

De este modo es importante  identificar cuando no somos productivos, por ejemplo, después de la cena o por la noche.

  1. Coloca un cartel que diga “no disponible”

Puedes colocarlo en la puerta de la oficina, en tu Skype o en el programa que estés utilizando. La idea es advertir a tus amigos y familiares de que no puedes ser molestado.

  1. Eliminar las distracciones

Como dijimos antes, hay dos tipos de distracciones, internos y externos. Quizás los primeros son más difíciles de erradicar que los segundo. Puedes silenciar el teléfono, desactivar las notificaciones que hacen ruido cuando llega un mensaje, apagar la radio o la música, tener en una mesa sólo lo que vas a utilizar, etc.

  1. Realiza descansos

Si una tarea toma muchas horas y dedicación,  es bueno hacer un descanso de vez en cuando. Pero cuidado, esto no significa que puedas hablar durante dos horas con un amigo por teléfono, ni comprobar las redes sociales…Lo mejor es levantarse de la silla, cerrar los ojos un momento para descansar la vista, etc.

  1. Date una recompensa

¿Has terminado la tarea antes de tiempo? Date un capricho. Sal y tomate un café, ve a ver zapatos a una tienda, etc.

  1. Come bien

Obviamente, esto tiene mucho que ver con la concentración. No sólo es bueno para la salud, sino también para la mente.

Los alimentos con mayores poderes para enfocar nuestra atención son el pan y las galletas de grano entero, la pasta, pollo a la plancha, huevos, lácteos bajos en grasa (especialmente el yogur y la leche), frutos secos, aceite de oliva, aguacate, salmón y las sardinas.

  1. Crear un entorno adecuado

Elimina cualquier cosa que te pueda distraer.  Mantén un orden, siéntate bien, escucha música instrumental para relajarte o pon música pop para levantar el ánimo y las energías.

  1. Dormir

Si tienes demasiado sueño, te va a ser difícil concentrarte. La falta de sueño repercute negativamente en tu salud y afecta a la capacidad de pensar con claridad.