Controla los sofocos de la menopausia con estos 8 remedios caseros

Uno de los síntomas más comunes al llegar a la etapa de la menopausia son estos sofocos molestos que pueden aumentar durante la noche.

Aunque, en general, los cambios hormonales conducen a muchos otros, la mayoría de las mujeres se ven afectadas por un intenso calor.

De hecho, se estima que aproximadamente el 85% de la población femenina padece de este problema durante el primer y segundo año de la menopausia.

Aunque esto no es un problema de salud grave, puede ser muy incómodo porque interrumpe el sueño y puede incluso conducir a la desesperación.

Afortunadamente, en los últimos años se ha descubierto que muchos fármacos de origen natural pueden ayudar a controlar ese tipo de sofocos.

En este artículo queremos compartir los 8 mejores remedios caseros para combatirlos.

Aceite de linaza

Los ácidos grasos que se encuentran en el aceite de linaza son muy saludables para las mujeres que llegan a esta etapa.

Sus propiedades previenen las enfermedades del corazón, disminuyen la inflamación y ayudan a controlas muchos de los síntomas de la menopausia.

Puedes utilizar este aceite en ensaladas o en tus recetas favoritas.

Puedes consumir una cucharada diaria en ayunas.

Aceite de Onagra

El aceite de onagra es un conocido tónico natural que es ideal para la salud reproductiva de las mujeres. En este caso, se puede utilizar para regular la producción de estrógenos y enfriar la piel.

Por su alto contenido de ácido gamma-linolénico, induce a tener buen sueño y evitar que nos despertemos durante la noche.

Puedes añadir unas gotas de onagra en un vaso con agua tibia y tomártelo antes de irte a

Usa una pequeña cantidad de aceite de onagra para masajear la piel, concentrándote en las zonas de mayor sudoración.

Clavo

Está demostrado que esta especia tiene una gran cantidad de isoflavonas, un tipo de fitoestrógenos que disminuye los calores constantes.

 

Lleva un vaso de agua a hervir y añade los clavos rojos.

Retira del fuego y deja reposar durante 10 o 15 minutos.

Esta infusión la puedes tomar dos veces al día.

Agua con miel

Una simple mezcla de agua y miel es beneficiosa para disminuir los sofocos menopáusicos constantes.

Mezcla una cucharada de miel en un vaso de agua caliente.

Toma esta bebida las noches antes de irte a dormir.

Vinagre de manzana

El vinagre de manzana contiene más de 30 nutrientes esenciales que revitalizan y remineralizan el cuerpo.

Sus propiedades equilibran el metabolismo del cuerpo y promueven el control hormonal y la mitigación de las molestias de la menopausia.

Tan solo tienes que diluir una cucharada de vinagre de sidra de manzana en un vaso de agua tibia y tomar esta bebida media hora antes de irte a dormir.

Salvia

Esta planta reduce el calor, relaja el cuerpo y promueve un sueño tranquilo. Además, se recomienda su consumo para mejorar la digestión, detener la diarrea y aliviar el dolor de cabeza.

Lleva un vaso de agua a hervir y añade una cucharada de salvia.

Retira del fuego y deja reposar durante 10 o 15 minutos.

Esta infusión la puedes tomar dos veces al día.

Aceite de manzanilla romana

Para controlar los calores de forma externa, puedes utilizar un poco de aceite de manzanilla romana masajeando las zonas por donde más sudas.

Con tan solo 10 gotas de este aceite será más que suficiente.

Trébol rojo

El trébol rojo es un antiguo remedio para bajar el colesterol, hace que la sangre circule correctamente y reduce los sofocos de la menopausia.

Lleva un vaso de agua a hervir y añade dos cucharadas de trébol rojo.

Retira del fuego y deja reposar durante 10 o 15 minutos.

Esta infusión la puedes tomar tres veces al día.