Las mejores cremas caseras antisépticas

Las siguientes cremas caseras antisépticas son elaboradas con ingredientes que sueles tener a la mano siempre. Los cuales contienen algunos compuestos y vitaminas que actúan como bactericidas. Ya que la principal función de los antisépticos es crear una barrera de protección a la piel ante cualquier agente externo.

De manera que las bacterias y ciertos virus no afecten las heridas superficiales causadas en la piel y acelerar el proceso de cicatrización. Cabe destacar que los siguientes ingredientes con los que se elaboran estas cremas pueden encontrarse en cualquier casa naturista cercana a tu hogar.

Cremas caseras antisépticas con aceites esenciales

Crema con aceite de vitamina E

De seguro ya has escuchado las propiedades que aporta la vitamina E. Siendo su cualidad principal actuar como un antiséptico natural, presente hasta en muchos alimentos como las frutas. Este aceite puedes encontrarlo de venta en cualquier tienda naturista. A esta pomada le añadirás un poco de aceite de oliva  para potenciar aun mas los efectos.

Es sencilla, solo necesitaras poner a derretir a fuego bajo, 40 gramos de cera de abeja. Una vez que se derrita y hierva un poco, retiras del fuego y añades 1 taza de aceite de oliva con el jugo de medio limón grande y ¼  de aceite de vitamina E.

Revuelves bien y reservas en un lugar fresco, en un envase preferiblemente de vidrio. Así aseguras una mayor duración. Esta puede ser aplicada sobre cualquier herida superficial en la piel. Bien sea una cortada o una quemada.

Crema con aceite de lavanda

Para esta crema necesitas igualmente cera de abeja para poder diluir los demás ingredientes y formar la consistencia pastosa que se busca. En este caso puedes también rallar un poco de cualquier jabón antiséptico a la mezcla. Este podría ser de glicerina.

Entonces, colocas a derretir a baño maría los 40 gr de cera de abeja a fuego lento. Luego añade 2 cucharas de aceite de lavanda y un poco de ralladura del jabón. Por último retira del fuego y vierte la mezcla en un recipiente de vidrio para que se enfríe. Resérvalo en un lugar oscuro y que mantenga una temperatura fresca.

Al aplicarlo sobre las heridas sentirás de inmediato una sensación refrescante como mentolado.  Y es porque la lavanda posee un aroma y efecto relajador inmediato.

Pomada con ajo

El ajo es muy conocido por su poder antioxidante y antibacteriano. Permite purificar la sangre librándola de bacterias, lo que estimula a la formación de nuevos tejidos en la piel. Pon a calentar en una ollita ¼ de taza de aceite de coco. Una vez que caliente le añades 4 dientes de ajo previamente pelados y bien machacados. Revuelve hasta hacer integrar todo y déjalo cocer un por unos 3 minutos más.

Finalmente retira del fuego y reserva en un frasco de vidrio para que este se cuaje. Y listo, ya tienes otra opción de cremas caseras antisépticas, a la que puedes optar si sufres de una cortada o herida muy superficial.

Crema casera con miel

La miel puede desinfectar las heridas de forma inmediata. Ayudando a cerrar las heridas aun mucho más rápido. Es una de las cremas caseras antisépticas más instantáneas y rápidas de hacer. En una licuadora mete todos los ingredientes para hacerlos integrar. Licua 10 gr de miel, 10 gr de pulpa de aloe vera, 2 gr de glicerina y 1 gr de conservante.

Este último ingrediente ayudara a que el aloe vera no se oxide y le dé larga vida a la pomada. Un vez que mezcles todos los ingredientes, guarda la solución en un envase.

Crema cicatrizante con árnica

Para preparar esta pomada solo necesitas añadir algunas gotas de árnica a una crema de uso habitual. Que sirva para cicatrizar igualmente. El árnica es ideal para aliviar y desinflamar las irritaciones, incluso morados causados por los golpes, entre otras heridas superficiales.

No está demás aconsejarte que antes usar algunas de estas cremas caseras antisépticas consultes con un medico sobre su uso. No vaya a ser que seas alérgico a algunos de estos ingredientes. Y recuerda que estas pomadas solo son para uso sobre heridas muy superficiales, donde solo se ver afectadas las primeras capas de piel. No deben ser usadas en fracturas, o cortes muy profundos.