Despídete de las grietas en tus talones

Tener los talones duros, ásperos y agrietados es una condición que se le hace muy común a quienes permanecen constantemente de pie por largos periodos de tiempo y para aquellas personas que exponen la base de sus extremidades inferiores a condiciones de humedad de manera frecuente.

Esta condición además de influir negativamente en la estética de nuestros pies, también puede llegar a representar incomodidades que desmejoran la calidad de vida.

La buena noticia es que no se trata de algo irreversible, en el mercado existe una amplia variedad de opciones, tanto como tratamientos naturales como tratamientos fabricados, destinadas a recuperar la tersura de esta zona, sin embargo, ir al almacén no es tan necesario para eliminar esas grietas, en la comodidad de tu casa puedes encontrar varios tratamientos naturales para combatirlas y aquí te traemos algunos.

El ingrediente principal para revertir esta situación, será la constancia en la aplicación de estos tratamientos, ya que para notar un rápido cambio, la aplicación debe ser diaria.

La piedra pómez: De los más conocidos entre tratamientos naturales y utilizada para combatir esta afección, la recomendación es utilizarla antes de dormir o cuando sepas que vas a descansar los pies por un buen periodo.

Lo que deberás hacer es sumergir los pies en agua caliente alrededor de unos 20 minutos, pasado este tiempo, frota con cierta cantidad de presión los talones utilizando la piedra pómez -siempre cuidando no ser muy bruscos- hasta que se empiece a sentir el efecto de suavidad; una vez realizado este proceso vuelve a sumergir los pies en el agua para limpiarlos de la piel muerta que ha sido removida. Por último, sécalos y aplica crema humectante o aceite de almendras. Utilizar calcetas luego de este procedimiento también será beneficioso.

Avena para exfoliar tus pies naturalmente: Esto va recomendado en especial para personas con pieles sensibles. Proporciona no solo una exfoliación natural sin riesgos, sino que combate las grietas y mejora la apariencia de los pies.

Mezcla avena en polvo y aceite de jojoba para formar una pasta que untaras en tus pies mientras los masajeas. Déjala actuar por 10 minutos y retira, lavándolos con agua tibia.

Limón y glicerina para eliminar las grietas: Sumerge los pies durante 15 minutos en una mezcla hecha con agua caliente, sal gruesa, 60 ml de jugo de limón y 100 ml de glicerina. Pasado el tiempo, seca los pies y frótalos con una piedra pómez. Repite la mezcla sustituyendo el agua caliente por 100 ml de agua de rosas, esta vez te limitaras a untarla en las partes agrietadas. Cubre los pies con calcetas y deja actuar durante toda la noche. Al despertar, limpia tus pies lavándolos normalmente y estarás listo para emprender la jornada.

Este tratamiento natural debe repetirse por lo menos durante 5 días y los resultados serán bastante tangibles.

Aguacate y plátano express: Solo necesita actuar por 40 minutos. Forma una crema combinando un plátano y medio aguacate. Aplica sobre pies y talones dejando reposar por 40 minutos y retíralo con abundante agua.