Ducha Fría – Un simple gesto que podría da un giro a su #Salud!

Sabemos que hay personas que se duchan con agua fría, pero ¿es realmente beneficioso?

La mayoría de nosotros nos damos por lo general un baño con agua tibia o caliente, según la temperatura exterior y esto es un hábito difícil de cambiar si no sabemos las propiedades positivas que un baño con agua fría puede aportar a nuestro cuerpo.

¿Agua fría o agua caliente?

De hecho, el agua fría y el agua caliente tienen diferentes propiedades para la salud si se utiliza correctamente.

El problema es que generalmente sólo se utiliza agua caliente, una temperatura demasiado alta durante un largo tiempo.  Para nuestro calor del cuerpo es más agradable el agua caliente, pues dilata los vasos sanguíneos y promueve la relajación.

Sin embargo, si abusas del agua caliente podemos producir el efecto contrario, ya que el agua demasiado caliente nos debilita, debilitando nuestra circulación.

Por lo tanto, es beneficioso combinar las dos temperaturas. De hecho, muchos spas y bañeras de hidroterapia tienen temperatura alterna con el fin de promover tantos beneficios.

Si no estamos acostumbrados al agua fría podemos ir poco a poco bajando la temperatura.

A continuación te contamos los beneficios de tomar una ducha de agua fría.

Beneficios del agua fría

  • Reduce la inflamación.
  • Mejora la circulación de la sangre, ya que constriñe los vasos sanguíneos y previene las varices.
  • Combate la flacidez de los tejidos.
  • Tonifica la piel y mejora su apariencia.
  • Acelera el metabolismo.
  • Previene la celulitis.
  • Aporta vitalidad y energía y también produce efectos relajantes.
  • Fortalece el sistema inmunológico de forma gradual.
  • Regula el nervioso sistema.

¿Cómo son las duchas frías?

  • Las duchas con agua fría tienen que durar unos 5 minutos.
  • Cuando te duches con agua fría evita la zona de la cabeza.
  • Comienza en la parte inferior y lateral del cuerpo y termina por la zona del pecho.
  • Las personas con enfermedades del corazón deben tener especial cuidado.
  • Podemos tomar baños alternos de agua caliente con agua fría, por ejemplo, 1 minuto de agua fría y 1 minuto de agua caliente, 2 minutos de agua fría y 2 minutos de agua caliente, etc. Siempre terminando con agua fría.
  • Al salir del baño es esencial para ayudar a nuestro cuerpo a recuperar su calor natural, realizar un entrenamiento, un masaje mientras aplicamos una loción o frotar vigorosamente con una toalla.
  • Si lo hacemos antes de acostarnos es ideal ya que podemos ir a la cama poco después.

Baños al aire libre

Despues de acostumbrarnos a los baños con agua fría, podemos empezar a considerar otras opciones, como la natación en la playa, ríos o lagos de agua fría.

En el verano muchas personas suelen hacer esto, pero lo interesante es hacerlo en los días soleados de otoño y primavera.