El uso de alimentos probióticos es todo lo que necesita para la diabetes, la depresión y la formación de grasa corporal

Si estás familiarizado con los probióticos, estás enterado del hecho de que hay muchas cepas de bacterias beneficiosas.

Una de estas cepas, el Lactobacillus rhamnosus , puede que no la conozcas bien,  pero trae algunos beneficios para la salud.

Esta cepa es parte de nuestro microbioma, los genes microbianos que residen en nuestro cuerpo. Las bacterias buenas y malas viven allí, pero debemos mantener las perjudiciales a raya.

Los beneficios del Lactobacillus rhamnosus

Los estudios que se han realizado a la cepa  Lactobacillus muestran que puede disminuir los sentimientos y los síntomas de ansiedad o la facilidad de deprimirse.

La combinación de estos probióticos con otros prebióticos también muestran lo importantes y beneficiosos que son para la salud y el estado de ánimo.

Otro estudio sugiere que el  L. rhamnosus podría contrarrestar el aumento de peso y la diabetes. Y hay una gran cantidad de investigación que evalúa los beneficios de esta bacteria como tratamiento para problemas gastrointestinales como el síndrome de colon irritable.

Otro estudio sugiere una relación entre las bacterias buenas y las alergias de tipo estacional, en particular con la fiebre del heno.

Ahora bien, en un reciente descubrimiento se reveló que el  L. rhamnosus puede permanecer inalterable y crecer en condiciones extremas.

Cualquiera que haya tenido reflujo ácido sabe las molestias que pueden causar en el estómago. Pues bien, esta cepa probiótica realmente prospera en un estómago ácido.

 Si estás buscando algo para fortalecer tu función inmunológica general, el  L. rhamnosus podría ayudarte en ese sentido.

Un prometedor estudio sugiere que esta cepa podría ser tan útil como un antibiótico para el tratamiento de infecciones del tracto urinario.

Cómo tomar Lactobacillus rhamnosus

Tomar un probiótico que contiene L. rhamnosus sin duda puede ser beneficioso, pero es importante tomar prebióticos para reforzar sus efectos.

Los prebióticos son algo así como el bocadillo que los probióticos necesitan para prosperar y crecer.

 Si estás buscando alimentos con probióticos o tomar un suplemento probiótico de alta calidad, asegúrate de que estás buscando prebióticos también. Muchos alimentos que contienen prebióticos incluyen el ajo, la achicoria, y las cebollas.

De manera que las investigaciones apuntan a que esta bacteria trae enormes beneficios para nuestra salud física y emocional.

El Lactobacillus rhamnosus es tan solo una de esas bacterias que son parte de nuestro microbioma y de la que nos maravilla conocer su utilidad en nuestro cuerpo.