Elimina Grasa localizada Congelando las Células con Hielo !

Sigue este método para intentar eliminar esa grasa localizada que tanto odias y tanto tiempo llevas intentando sacarte de encima. Desgraciadamente no es nada fácil vaciar X parte de nuestro cuerpo de grasas, eliminar grasa localizada nunca ha sido fácil, jamás. O tienes genética de ensueño y eres capaz de adelgazar “lo que sea”, o te toca ser una persona normal con muchas dificultades para bajar de peso, y más aún, bajar de volumen una zona concreta.

Normalmente la grasa localizada en la barriga es la peor, porque es la que estéticamente más nos suele mermar, y la que más difícil es también de eliminar. Incluso aunque te pasarás el día haciendo 25.000 abdominales, no conseguirías eliminar grasas concretas de la barriga. El cuerpo humano va eliminando grasas de “todas las zonas donde tenga grasas”, progresivamente, es decir, que según como seas puede que pierdas peso de la zona de la cara, otros lo harán primero del trasero, y otras personas perderán volumen de brazos. Y quizás adelgacen 20 kilos, pero tan sólo un 1% de esos kilos perdidos provendrán de la barriga. Así que por mucho que adelgaces, estéticamente y visualmente, te seguirás viendo [email protected] porque por genética no lograste perder masa de la barriga. Qué injusticia!

Bueno, pero no pierdas la fe ni te pongas a llorar y darle una patada a la pantalla del ordenador por haber leído esto. Aún te quedan soluciones. Puedes operarte si estás al borde de un ataque de nervios y notas como “el verte gorda/o” está afectando bastante a tu vida, tanto como para no disfrutarla. Entonces vale, lánzate a la operación, reúne el dinero y sé feliz en cuánto por fin te veas bien. Pero…. espera. Antes de dejarte medio año de sueldos íntegros en una operación quirúrgica, prueba antes por la vida natural, como siempre recomendamos en EcoRemedios, precisamente Remedios Naturales para quemar grasas. Y en concreto este, comprobado por estudios prestigiosos de investigadores de EE.UU: Usar hielo para adelgazar congelando las células grasas de nuestro cuerpo, que con el contacto del frío masivo, al congelarse se destruyen como quien mete una lata de Cocacola al congelador, y la presión la hace estallar. Eso mismo le puede ocurrir a tus células grasas, que poco a poco se destruyan. Y que no te de miedo. Que una cosa es que se nos destruyan las células del cerebro, o que nuestras células muten y se conviertan en un cáncer, y otra cosa es destruir las células grasas, que estas se pueden destruir sin riesgos para la salud, y de hecho, nos conviene destruirlas para mejorar nuestra salud.

¿Cómo eliminar células grasas con el frío?

Simplemente usa una bolsa de congelación -comprada o casera- y “congela” la zona del cuerpo donde quieres que las células grasas se destruyan y mueran del frío para no volver más. Cuanto más dejes el frío en tu piel, mejor te irá para quemar grasas de forma efectiva. Eso sí, ten cuidado, y no vayas a usar algo congelado directamente sobre tu piel, pues el hielo por raro que parezca también puede “quemarte”, y acabar con la piel roja como la sangre. Y sí, quizás sin grasas, pero eso será debido a que al quitarte la bolsa de congelación pegada a tu piel, medio trozo de carne también se desprenda de tu cuerpo y acabe pegada a la bolsa congelada.

Ten cuidado con el hielo. Por ello se recomienda no, se insta, a que por favor uses un trapo fino para tapar el hielo a usar sobre tu piel. Que tampoco sea muy grueso, porque entonces el frío no será suficiente para atacar a tus células grasas. Por ejemplo, puedes usar una camiseta, la típica tela de la camiseta del verano que no te pongas más. Esa tela es lo suficientemente dura como para proteger tu piel del hielo puro, y lo suficientemente fina como para que el método de la congelación funcione adecuadamente sobre tu piel, sin quemarla por exceso de frío.