Terribles enfermedades del estrés

La forma en que reaccionamos ante diversas situaciones durante nuestra vida es distinta para cada caso. Debes saber que el estrés no solo está asociado con factores o eventos negativos. A veces, hasta una buena noticia puede generar un desorden emocional en nuestro cuerpo y con ello enfermedades del estrés. Todo depende de la perspectiva en que afrontemos lo que nos ocurre.

Enfermedades del estrés en la piel

Realmente si hablamos de estrés, las enfermedades del estrés en la piel son las más comunes. Debido a que tanto la piel como el cerebro funcionan bajo las mismas células. Y así como nuestros órganos reaccionan al estrés, lo mismo le pasa a esta.

El estrés es capaz de generar respuestas negativas en nuestro cerebro que provoquen un desequilibrio hormonal. Estimulando la producción de las hormonas como estrógenos y testosterona, las cuales están vinculadas directamente al aspecto de la piel.

El acné

El acné ocurre cuando tenemos mucha ansiedad por los nervios o tensión en los músculos. Aumentan los niveles de cortisol, una hormona del estrés que dispara el crecimiento de sebo (grasa) y la acumulación de bacterias. Dando como resultado infecciones en los folículos de la piel. El acné se manifiesta, según la persona, como cicatrices, nódulos o pápulas. Y generalmente salen en la cara o en la espalda.

Sequedad

Llevar una vida agitada puede crear fatiga en nuestro cuerpo. Guiándonos adoptar malos hábitos. Como, alimentarnos mal, no dormir lo suficiente, no realizar ejercicios o actividades que permitan drenar el estrés y lo peor, tomar poca agua.

Lo que causa deshidratación y la falta de nutrientes en nuestro organismo, afectando la lucidez y elasticidad de la piel. Esta afección, se llega a manifestar como grietas en la piel, eczemas, arrugas, picores o flacidez cutánea.

Exceso de sudor

Todo lo contrario a la resequedad de la piel. Pero que también puede ocurrir cuando estamos muy nerviosos o ansiosos.  Se produce un exceso de adrenalina lo que intensifica la sudoración en las manos, las axilas o los pies.

Realmente no se sabe su causa exacta, pero de lo que si estamos seguros es que está asociada y controlada por el sistema nervioso. Por lo que el estrés generado en el cerebro desencadena este incomodo síntoma en la piel.

Otras enfermedades del estrés en la piel que podemos nombrar son la caída del cabello, caspa y herpes bucal. Así como también, la dishidrosis (ampollas en las manos, pies y puntas de los dedos), urticaria y rosácea. Todas son provocadas por el estrés, quizás no directamente. Pero el simple hecho de haber un desequilibrio en el funcionamiento de nuestros órganos, estas se manifiestan sin dudarlo.

Alteración menstrual

Algunas mujeres cuando alcanzan altos niveles de estrés, su ciclo menstrual se ve afectado. Esto atrae graves consecuencias en el aparato reproductor como la falta de ovulación y problemas en las relaciones sexuales. Al igual que la infertilidad. Ya que  las hormonas que se producen por el estrés y las hormonas sexuales son reguladas por la misma glándula, el hipotálamo.

Problemas en el sistema digestivo

Muchos especialistas aseguran que varias de las enfermedades del estrés se manifiestan también en el aparato digestivo. Algunas de ellas son, el conocido síntoma  del colon irritable, gastritis, diarreas. Todas, producto del estrés en órganos como el páncreas, el cual se encarga de excretar las enzimas que regulan la digestión.

Consejos para disminuir el estrés

enfermedades del estrés

Para disminuir el estrés debes hacerlo incluso desde que te levantas y colocas tus pies sobre tierra para comenzar el día. Y debes hacerlo con la mejor de las energías. Desde que despertamos, nuestro día comienza con rutinas. Y muchas veces el estrés es producto de ciertas rutinas donde solo adoptamos malos hábitos.

Comienza el día tomando lentamente un vaso de agua en ayunas. El agua aunque muchos no lo crean tiene poderes curativos y uno de ellos es aliviar esa ansiedad de querer hacer todo rápido.

Intenta hacer ejercicios de relajación. Medita al menos 5 minutos por la mañana, medita el propósito de la vida y las objetivos que deseas cumplir. Esto te permite relajar tu cerebro y tensiones en tus músculos. Desayuna bien, incluye en tu dieta alimentos saludables que aporten energía y sean bajos en grasas y azúcares.

Entonces, ya tienes presente algunas de las enfermedades del estrés y cómo puedes ver, no son para nada placenteras. Si no quieres verte afectado por una de ellas tan solo debes bajar el ritmo y los eliminar los malos hábitos en tu vida. Disfruta y también afronta de la mejor manera cada momento logrado o situación complicada en tu vida. Hazlo con paciencia y una actitud positiva.