Esto es lo que puedes lograr por tomar leche de almendras con miel todos los días

Tanto la miel como las almendras nos ofrecen un extra de energía y son alimentos ricos en antioxidantes, que ayudan a combatir los radicales libres causantes del envejecimiento.       

La leche de almendras es una bebida vegetal que en los últimos años ha ganado mucha fama, siendo una de las mejores alternativas a la leche de vaca.

La leche de vaca perdió su preferencia, ya que fue comprobado que muchas personas son intolerantes a la lactosa y pueden desarrollar problemas de salud diferentes por consumirla.

La leche de almendras es una gran opción a la leche de vaca, gracias a sus nutrientes y beneficios para la salud.

Tomar la leche de almendras con miel puede causar algunos cambios positivos en el cuerpo, como:

Dormiremos mucho mejor

Cuando el cuerpo tiene que lidiar con grandes cantidades de azúcar en la sangre, hay más dificultades para dormir bien y sin interrupciones.

Previene el envejecimiento

Los antioxidantes que se concentran en estos dos ingredientes, tienen la capacidad de reducir el impacto de los radicales libres en el cuerpo, las moléculas que aceleran el envejecimiento de la piel y otros órganos.

La leche de almendra ha sido utilizada desde la antigüedad como un elixir de la juventud que puede alimentar el cuerpo y mejorar la condición de la piel.

Mejora la digestión

Tomar un vaso de leche de almendras y miel todos los días es una gran manera de evitar problemas tales como el estreñimiento, la inflamación y los gases.

Lo mejor de todo, es que nos ofrece una gran sensación de saciedad, que viene muy bien a la hora de bajar de peso.

Nos ayuda a combatir las enfermedades respiratorias

Las propiedades antibióticas y antivirales de la miel, convierte a la leche de almendras en un antiguo remedio para combatir el dolor de garganta y los virus asociados con la gripe y el resfriado común.

Este es un remedio increíble para reforzar el sistema inmunológico, que mejora la respuesta del cuerpo, combatiendo a los microorganismos que afectan el sistema respiratorio.

Más energía y mejor concentración

La leche de almendras tiene un valor de energía muy importante que sirve para comenzar el día de la mejor manera.

Las almendras son ricas en vitaminas, minerales y proteínas, mientras que la miel también tiene un alto contenido en hidratos de carbono.

Por lo tanto, es recomendable beber un vaso de leche de almendras con dos cucharaditas de miel en esos momentos donde necesitamos un impulso de energía y concentración.

¿Cómo hacer la leche de almendras con miel?

En algunas tiendas naturistas es posible encontrar leche de almendras para preparar al instante.

Sin embargo, preparar la leche en casa es muy sencillo y nos da la tranquilidad de saber que el producto es 100% natural y que no se le añade ningún tipo de compuesto.

Ingredientes

  • 2 tazas de almendras naturales sin tostar
  • 6 tazas de agua
  • Miel de abeja

Ponemos las almendras en agua, en el frigorífico y durante toda la noche.

Al día siguiente, después del tiempo recomendado, desechamos el agua y batimos las almendras con 6 tazas de agua.

Pasamos la mezcla por un colador y ponemos el líquido resultante en un recipiente de vidrio con tapa.

Esta leche dura aproximadamente unos 4 o 5 días en la nevera.

Ya sabes que para obtener mayores beneficios es imprescindible una cuchara de miel en cada vaso que tomes de esta maravillosa leche de almendras.