Las 12 hierbas medicinales esenciales para nuestro botiquin!

Cuide de su salud de manera sencilla: Unas hierbas medicinales en la cocina, es lo único que necesita para preparar medicinas como a la antigua con técnicas sencillas.

  1. Aloe vera (Aloe vera): hojas frescas.

El jugo de la hoja se usa tópicamente para tratar quemaduras y heridas de menor importancia; es antiséptico, digestivo, insecticida y emoliente.

  1. Caléndula (Caléndula officinalis): pétalos de flores.

Los pétalos son comestibles y se utilizan por sus propiedades antisépticas, antiinflamatorias y antivirales en el baño y en infusiones, ungüentos y bálsamos.

  1. Pamplina (Stellaria media): hojas y las flores frescas o secas.

Se utiliza internamente para aliviar el dolor del reumatismo y externamente para calmar la picazón y otras molestias de la piel. Es una planta anti-inflamatoria.

Precaución: Las mujeres embarazadas no deben consumir grandes cantidades de Pamplina.

  1. La consuelda (Symphytum officinale): para usar las hojas y la raíz externa.

Contiene alantoína, una sustancia que acelera la cicatrización de los tejidos, y  ácido rosmarínico, que es un anti-inflamatorio. Es una hierba astringente usada en baños, cataplasmas para curar contusiones, fracturas de huesos y ligamentos desgarrados.

Precaución: La consuelda no está recomendada para uso interno, debido a la presencia de estos alcaloides, puede causar daños en el hígado y tumores cancerosos en el hígado. Los productos con consuelda no deben utilizarse en heridas o ser utilizados por mujeres embarazadas, madres lactantes o niños.

  1. Equinácea (Echinacea spp.): Todas sus partes.

Las tapas y las raíces se utilizan en infusiones para estimular el sistema inmunológico, reducir el riesgo del daño solar a la piel, combatir las infecciones virales y para sanar heridas menores. Los componentes incluyen aceites esenciales, glucósidos, polisacáridos, inulina y ésteres del ácido cafeico.

Precaución: La equinácea cuando se toma con otros medicamentos puede aumentar el riesgo de los efectos secundarios de los medicamentos. Las personas con alergias a la familia Asteraceae podrían sufrir efectos adversos al usar esta planta.

  1. El ajo (Allium sativum): bulbos frescos (clavos), bulbillos aéreos, flores.

Los ajos se utilizan como hierba medicinal y culinaria. Los dientes son antibiótico, antifúngico, antiséptico y antiviral.

  1. El jengibre (Zingiber officinale): raiz fresco.

El jengibre es antiséptico, analgésico y antiespasmódico. Es un remedio tradicional para los malestares digestivos, bronquitis, espasmos musculares y el reumatismo.

Precaución: El jengibre no debe ser utilizado por personas que sufren de úlceras digestivas del tracto, fiebre alta o condiciones inflamatorias de la piel.

  1. El sello de oro (Hydrastis canadensis): raíz fresca o seca.

Las raíces se han utilizado para teñir fibras y todavía se usa medicinalmente. El color amarillo de sus raíces se atribuye a la berberina, un alcaloide fuertemente antibacteriano y amargo.

Precaución: Las mujeres embarazadas y las personas con presión arterial alta no deben usar el sello de oro. La hierba no debe usarse durante más de tres meses debido a que la fuerte acción antibacteriana mata la flora intestinal beneficiosa.

  1. Lavanda (Lavandula angustifolia): hojas y flores.

Es antibiótico, antiespasmódico sobre el tejido del músculo liso y un depresor del sistema nervioso central. Llevemos un pequeño frasco de aceite esencial de lavanda con nosotros donde quiera que vayamos, para utilizarlo como primeros auxilios para quemaduras, heridas, dolores de cabeza y la tensión nerviosa.

  1. Melisa (Melissa officinalis): hojas y flores.

Es antibacterial, antiespasmódico y antiviral, y se utiliza como un repelente de insectos y sedante. La hoja se utiliza en el té y en el baño por sus propiedades calmantes y su agradable olor a limón.

Precaución: Las mujeres embarazadas o en lactancia deben consultar a un profesional médico capacitado para el uso de hierbas terapéuticas antes de tomar el bálsamo de melisa. Consulte con su médico antes de tomar el bálsamo de melisa junto con otros medicamentos.

  1. Menta (Mentha spp.): Hojas y flores.

Las hojas se usan en mezclas de té y de baño por su sabor, propiedades estimulantes y fragancia. Las hojas de menta también se toman en té para ayudar a la digestión, reducir los gases y para el tratamiento del dolor de cabeza, resfriados y fiebres.

  1. Salvia (Salvia officinalis): hojas y flores.

La salvia contiene la poderosa tuyona, un compuesto que controla la sudoración profusa y  detiene la lactancia. El té de salvia es un remedio tradicional para el dolor de las encías y la garganta, las infecciones de la piel y las picaduras de insectos, y para mejorar la memoria. Actualmente, las especies de Salvia están siendo investigadas por sus propiedades antioxidantes, específicamente para la prevención o tratamiento de la enfermedad de Alzheimer.

Precaución: Las mujeres embarazadas o lactantes no deben tomar salvia internamente. No debe ser tomado internamente en grandes cantidades o por períodos a causa de los efectos secundarios de la tuyona.