Las reflexiones sobre la vida de Steve Jobs que todo el mundo debería conocer

El dinero no lo es todo, puesto que con el no puedes comprar ni el amor ni la salud. Steve Jobs pensó en esto mismo antes de morir y aunque es difícil de confirmar que las palabras que se le atribuyen son realmente suyas, el hecho es que al menos nos invitan a pensar.

Hace tiempo que se está difundiendo a través de las redes sociales una historia sobre Steve Jobs, que aunque no es cierta, nos invita a reflexionar sobre ella. Este es un artículo que traslada las supuestas “últimas palabras” del famoso co-fundador de Apple.

No podemos probar realmente que Steve Jobs dijera estas palabras, sin embargo, la actitud que tuvo en su vida y cómo se enfrentó a sus últimos días nos invita a pensar en una serie de ideas que vale la pena considerar.

Hoy en día,  por más éxitos que algunos alcancen en su vida o más riqueza acumulen, hay algunas prioridades que no debemos pasar por alto.

El éxito no es sinónimo de felicidad

Semanas despues a su muerte, esta última y supuesta reflexión de Steve Jobs se convirtió en un fenómeno viral a causa de una película realizada sobre su vida, una producción que fue premiada y dirigida por Danny Boyle y donde refleja la infelicidad de Jobs.

Tener éxito en la vida profesional no siempre va de la mano con la felicidad. A veces pensamos que las cosas como el reconocimiento, dinero y la fama son las piedras angulares que necesitamos para disfrutar de una vida plena, pero en realidad no lo es.

Aunque no sabemos si el propio Steve Jobs tuvo estos pensamientos durante los últimos días de su vida, sus familiares comentaron que Jobs se arrepentía de haber dado prioridad a otras cosas.

La riqueza es un vestido llamativo que nos permite tener una vida más fácil. Sin embargo, el dinero no edifica el corazón, no ofrece una compañía auténtica, no da calor en forma de abrazos o el amor que cada uno necesita.

Steve Jobs dijo una vez, “Aquellos que están tan locos como para pensar que pueden cambiar el mundo, son los únicos que pueden hacerlo.”

El amor es siempre lo más importante

Steve Jobs llegó a lo más alto de la fama y de las finanzas, era una referencia en todo el mundo.

Era un hombre con una poderosa intuición en el sector de la tecnología.

Su imperio, primero con la compañía Macintosh, creando más tarde una poderosa fábrica de sueños, con Pixar, sin olvidar su marca por excelencia, Apple, que ha supuesto una revolución en nuestras vidas diarias.

Todo el mundo soñaba con tener el último teléfono móvil, tableta o iPod de Steve Jobs.

Pero no se puede disfrutar de la fama si esta no es compartida, si al llegar a casa no tienes a nadie que te abrace y que te quiera.

 El amor es el mayor triunfo personal del ser humano y es también el mayor acto de grandeza que pueda existir.

Todos los días nos levantamos con el fin de lograr nuestros sueños, a ser amos de nuestro destino, al igual que Steve Jobs, pero nunca dejes de amar y de ser amado. Nunca te olvides que el dinero no te va a ofrecer la risa sincera de un niño que te admira, que no tendrás buenos recuerdos con los que pensar antes de irte a dormir.

La cama más cara del mundo es la del hospital

La cama de un hospital es el lugar donde todo el mundo, en algún momento, vamos a pasar a lo largo de nuestra vida, seamos ricos o pobres, jóvenes o viejos.

Steve Jobs tenía todo, todavía era joven y podía haber dado más al mundo. Sin embargo, el dinero no ha sido capaz de curar el cáncer, dándole una segunda oportunidad.

Cualquiera puede ganar y comprar una multitud de cosas materiales, pero recuerda que la vida no tiene precio.

El único tesoro que te llevarás al dejar este mundo es el legado emocional que has creado en la vida. Recuerda que las casas, coches y los objetos que tienes no te van a acompañar en tu muerte.

En Ecoremedios te queremos dar un consejo y es que la vida es demasiado corta, así que se disfruta, ríe, llora, pero sobre todo, SE FELIZ.