Las Semillas de Sandia NO LAS TIRES a la basura – Guárdalas!

Eh, eh, ehhhh! Esperaaaa! Guarda las semillas de sandia, no las tires! Confía en nosotros, y guárdalas, a partir de ahora recicla las odiosas semillas de la fruta por excelencia del verano, porque puedes usarlas para tu beneficio después de “cocinarlas” un poquito. Y es que las semillas están llenas de beneficiosas fibras dietarias de las que nuestro cuerpo tanto necesita. Principalmente nuestros intestinos, pues este tipo de fibras les ayudan contra la ictericia, y en la lucha general de parasitos por las que tus intestinos tienen que pasar diariamente.

Así que ayuda a tus olvidados intestinos, y recicla las semillas de sandia para así poderles dar toda la fuerza que necesitan para seguir funcionando así de bien. Como hemos dicho antes, vamos a “cocinar” las semillas, a hervirlas. Aunque también puedes cocinarlas al horno, o rallarlas/molerlas a una textura parecida a la del café en polvo. Hoy vamos a explicar este último método por encima:

Después de moler unas 20 o 30 semillas de sandía las pondremos a hervir en 2 litros de agua, durante 15 minutos. Esta “dosis” será suficiente para un tratamiento de 2 días. Al tercer día deberías de hacer un pausa. Es importante respetar siempre este tercer día, aunque lo hagas durante semanas, siempre dejar un tercer día de descanso para tu organismo, y no excedernos con las semillas y sus beneficios.

Beneficios de las semillas de sandia tales como su antioxidante número #1, conocido como Citrulina. Este antioxidante ayuda a la disfunción eréctil de los hombres. También nos servirá para ayudarnos contra enfermedades de riñón, y especialmente para eliminar piedras del riñón.

Consejo de EcoRemedios: Para poder tratarte con semillas de sandia durante todo el año, guarda semillas suficientes en verano, y déjalas secar hasta el invierno. Así siempre las podrás utilizar!

 

2 Comments