Los ingredientes de esta sopa crean una combinación mágica que vale la pena probar y es 100 veces más eficaz que los antibióticos

La sopa de ajo tradicional puede ser de gran ayuda cuando se trata la gripe, el resfriado o un norovirus.

Está hecha de ingredientes básicos como el ajo y, por supuesto, cebolla y tomillo. Afortunadamente, la gente tiende a utilizar remedios naturales en lugar de los antibióticos o cualquier otro medicamento que se prescribe para el  resfriado o gripe.

El ajo tiene el poder combatir los cambios de mutación de  los virus. Muestra un gran éxito en la lucha contra los virus nuevos y mutados.

Todo gracias a su contenido de alicina. Es 100 veces más potente que los 2 antibióticos más comunes utilizados en el tratamiento de diversas enfermedades causadas por bacterias.

Consume  ajo regularmente, y añádelo  a tus comidas favoritas, ensalada, combínalo con aceite de oliva o simplemente  sobre una rebanada de pan. De esta manera tu podrás mantenerte sano y a salvo de enfermedades.

Sopa de ajo

INGREDIENTES:

  • 50 dientes de ajo.
  • 2 cucharadas de mantequilla.
  • 2 cebollas grandes, cortadas en cubitos.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva puro.
  • 1 cucharada de tomillo fresco, picado.
  • 6 porciones de caldo de pollo.
  • un manojo de hierbas frescas (perejil, tomillo, laurel )
  • 3 tazas de pan duro, cortado en cubitos
  • 1 taza de crema agria

PREPARACIÓN

Precalentar el horno, y 180 grados es simplemente perfecto. Corta la parte superior de cada cabeza de ajo o simplemente separar los dientes y repartirlos sobre un trozo de papel de aluminio.

Rociar sobre algunos de aceite de oliva y asar el ajo durante hora y media. Cuando esté listo, toma el ajo del horno y dejar enfriar durante unos minutos.

Mientras tanto, calienta 2 cucharadas de aceite de oliva y un poco de mantequilla en una olla. Cocina a fuego medio. Añadir las cebollas y cocinar todo durante 10 minutos.

Una vez que el ajo esté muy bien asado, añadir a la olla. A continuación añadimos las hierbas y caldo de pollo.

Reduce el fuego a bajo, añadir el pan y cocinar por 5 minutos más, o hasta que los cubos de pan se vean suaves.

Mezclar la sopa hasta que esté suave, se puede utilizar una batidora o licuadora. Devolver la mezcla al fuego, y añadir en alguna crema agria. Sazonar con sal y pimienta al gusto.

Los ingredientes de esta sopa crean una combinación mágica que vale la pena probar.