Luci una cara radiante y sin manchas

Conoce cómo eliminar las manchas de la cara

Las manchas en el rostro son uno de los principales problemas estéticos que atraviesan algunas mujeres, bien sea por la edad, la menopausia, la contaminación o la exposición constante al sol. No todo se soluciona con los productos que se encuentran en el mercado, también hay opciones naturales que se pueden preparar en casa.

La acumulación de las células muertas se vuelve algo común, por ello es importante realizar una rutina de limpieza para eliminar los agentes contaminantes y así, darle paso a la oxigenación celular. Por las noches, son los momentos ideales para llevar cabo estos tratamientos, debido a que los regeneradores de la piel se activan.

Para limpiar a profundidad la cara, una exfoliación es vital porque elimina las células muertas que podrían causar la aparición de las manchas. Este proceso debe hacerse dos o tres veces a la semana, dependiendo del tipo de piel. Pero atención, la exfoliación no debe hacerse en exceso porque es perjudicial. La miel, el azúcar y el limón son buenos para este tratamiento de belleza.

La vitamina A ayuda a crear los pigmentos en la piel y así borrar las odiadas manchas. La vitamina C también es beneficiosa porque tiene antioxidantes que es capaz de regenerar el rostro y revierte la acción de los radicales libres. Y ya se saben todos los beneficios de la vitamina E, la cual tiene un poderoso antioxidante que permite estimular la producción de colágeno y elastina. Da una apariencia joven al rostro.

Aunque muchos no lo tomen en serio, dormir bien durante las noches es vital para restaurar la piel y a la vez, mejorar la salud. Cuando dormimos la melatonina se segrega bastante, este es un neurotransmisor conocido como el mayor antioxidante y regenerador celular. Cuando la piel descansa también se recupera del impacto que sufre durante la rutina. Es comprobado que al día siguiente la piel lucirá más renovada y fresca.

El aloe vera también tiene agentes que permiten regenerar la piel. Tiene antioxidantes y nutrientes que ayudan a reparar la dermis del rostro, brindándole una apariencia más joven, fresca y uniforme.

Todas las recetas anteriores deben ser supervisadas por especialistas, como dermatólogos, a fin de evitar posibles efectos secundarios que más bien ocasionarían daños irreversibles. Cada persona tiene un tipo de piel distinta y requiere cuidados dependiendo de cada condición. Si se notan otras consecuencias distintas a las deseadas, hay que buscar ayuda.