¿Cómo mejorar la concentración?

Comencemos haciéndonos algunas preguntas,  ¿Hemos tenido alguna dificultad para estar concentrados? ó mejor aún  ¿Qué es y cómo puedo mejorar la concentración? Entonces, para los que aún no están muy claros, la concentración es la acción de centrar nuestra atención en una determinada actividad.

Cuando hablamos de “determinada actividad” nos referimos prácticamente a cualquier cosa, ya sea realizar algún deporte, hacer los quehaceres del hogar, leer un libro, realizar actividades de la escuela o del trabajo, incluso ver un programa de televisión requiere de nuestra concentración, y al decir “nuestra” queremos asomar que el hecho de estar concentrados “puede ser” un acto voluntario.

¿Voluntario? ¿Cómo es eso?

mejorar la concentración en el trabajo

A punto de vista cognitivo, existen dos tipos de concentración: la voluntaria y la involuntaria. Sin embargo, en el presente artículo queremos dar un enfoque más efectivo refiriéndonos a que la concentración voluntaria, aquella que podemos manejar y mejorar.

De esta forma, podemos establecer que estar concentrados es un acto que depende en gran medida de nosotros mismo. Es decir, que está en nuestras manos el conseguir o no centrar nuestra atención en algo específico.

Habiendo dicho esto, sabemos que como cualquier otra actividad voluntaria somos capaces de mejorar la concentración. Ya sea atacando aspectos personales, como las emociones ó aspectos externos. En particular, como lo podría ser el ambiente donde nos encontramos.

Aspectos que puedes y debes cuidar

mejorar la concentración

Como antes mencionamos, para mejorar la concentración podemos ayudarnos en manejar algunos aspectos, y es aquí precisamente por donde debemos comenzar.

  • Tus intereses. A pesar de que muchas veces nos toca hacer cosas que no son de nuestro agrado, es indiscutible que si vamos a hacer algo es mejor que lo hagamos bien. Entonces, si te encuentras en esta situación, te recomiendo que le des otro enfoque a tus intereses, y mas allá de pensar que “no te gusta lo que haces” mejor piensa en que “tienes que hacer un buen trabajo”.
  • Tu tiempo. El tan solo hecho de planificarte requiere de concentración, pero con este aspecto me refiero a que comiences a identificar el tiempo que eres capaz de darle a las actividades que realizas. De esta forma le comenzaras a crear un hábito a tu mente.
  • El ambiente. Escoge lugares en donde no existan tantos motivos para distraerte.

Técnicas y soluciones

Además de cuidar ciertos aspectos, puedes aplicar las siguientes técnicas para mejorar la concentración.

  • Escoge un objeto. Es una técnica que te dará mejorías a largo plazo. Consiste en que selecciones un objeto, el cualquier momento del día y te concentres en él al menos 2 minutos. Sin analizar, solo concéntrate en sus características.
  • No te satures. Es una solución a corto y a largo plazo. Consiste en darle un “break” a tu mente, intentando que dentro de tu planificación exista un espacio para la relajación y el descanso. Por lo menos un lapso de 15 ó 20 minutos por cada hora de trabajo.
  • Palabra clave. Es una técnica que te ayudara al momento en que te sientas distraído. Intenta encontrar una “palabra clave” en la actividad que estés realizando, de esta forma al momento en que pierdas la concentración la puedes repetir varias veces hasta conseguir el enfoque nuevamente.

Beneficios de la concentración

Si bien estamos hablando de una capacidad que no todos tenemos bien desarrollada, es importante saber que como “seres racionales” todos podemos conseguirla y mantenerla. Es por esto que el hecho de estar o no concentrados marca una gran diferencia en la actividad que estemos llevando a cabo.

Y es que cuando contamos con la capacidad de concentrarnos podemos reducir el tiempo de trabajo y por lo tanto ser más productivos en nuestras actividades.

Además, no solo podríamos hablar de productividad sino también de eficiencia. Debido a que estar concentrados ayuda a reducir el cansancio mental, ya que comenzamos a trabajar de manera más placentera, y esto no hace otra cosa que mejorar nuestros resultados.

Por último, no olvides enfocarte en una sola cosa a la vez. Este podría ser el origen de la famosa frase “vive el presente”. Recuerda además que una persona concentrada es una persona plena y capaz de hacer casi cualquier cosa.