Mi gran secreto: sufro ansiedad

Mi gran secreto: sufro ansiedad

Hay muchas personas que sufren de una ansiedad terrible. Un problema que afecta a gran parte de la población, causando un gran malestar e impidiendo el poder realizar muchas de sus tareas diarias.

Las personas que sufren de este problema se comportan de manera negativa con el otro y a veces, sus acciones pueden parecer incomprensibles.

El ansioso vive un verdadero calvario

Creemos que la ansiedad es algo similar al estrés, algo pasajero, pero eso no es cierto. La persona ansiosa puede vivir con la ansiedad por un tiempo, un tiempo más que suficiente para generar problemas graves de salud.

La ansiedad es a veces llamada como “la epidemia silenciosa”.

Las personas que viven a diario con este problema viven un verdadero calvario, porque en la mayoría de las ocasiones no saben lo que está sucediendo con ellos.

Es algo que puede ser el resultado de un hecho que sucedió hace muchos años o una acumulación de cosas. En cualquier caso, necesitan tu ayuda.

Aunque hay enfermedades que no podemos identificar solo con mirar a la persona (como la ansiedad o la depresión), debemos ser comprensibles y tratar de ayudar a la persona que lo están padeciendo de alguna forma.

Pero, ¿qué podemos hacer?

Aquí te damos algunos consejos para ayudar a las personas que sufren de ansiedad:

Ser compasivos: a veces sólo debemos estar juntos, hacer que la otra persona sepa que puede contar con nosotros, en el caso de que lo necesitase en algún momento.

Entender que sufrir un estado de ansiedad no es algo que la persona que lo esté sufriendo quiera padecerlo y tampoco es fácil salir de ella.

Incluso la cosa más simple la satura y la bloquea con facilidad, puesto que están tan sobrecargados, que cualquier cosa les viene grande.

No pueden explicar lo que les sucede, sobre todo porque a veces la ansiedad no tiene un motivo claro de ser. Por lo tanto, no debemos de pensar nunca que lo que sienten no es algo real, porque lo es.

Se preocupan por cosas ridículas: sí, son cosas que parecen absurdas, pero que no lo son.

¿Has estado en contacto con una persona deprimida o que esté sufriendo de ansiedad? Si es así, seguro que habrás notado que las personas que sufren de ansiedad muestran a veces un mal comportamiento hacia los demás.

Ellos no quieren hacerlo, pero están sufriendo tanto que expresan su malestar de esa forma tan inadecuada.

Cuando tenemos un problema en nuestra mente que no podemos controlar, esto se vuelve contra nosotros.

La ansiedad, como ya hemos indicado anteriormente, es muy difícil de solucionar. También es difícil identificar su origen porque, a veces, la causa está en el pasado.