El Milagro del Agua con Bicarbonato y Vinagre

Desde hace tiempo el vinagre y el bicarbonato han sido empleados de muchas maneras para cualquier tipo de remedios de salud y belleza. 

¡Éxito garantizado!

Son dos ingredientes y alimentos eficaces, fáciles de conseguir y económicos, por lo que la mayoría los tienen en casa.

Razones para fusionar el vinagre con el bicarbonato

El vinagre y el bicarbonato de sodio tienen pH opuestos, es decir es  ácido y alcalino respectivamente, lo que permite que sea posible tomar esta bebida sin correr riesgo, obteniendo todas las propiedades del remedio sin acidificar más el organismo.

Propiedades del vinagre de manzana:

Es alimento medicinal muy eficiente, gracias a sus abundantes valores nutricionales tiene la capacidad de en simultáneo depurar el organismo y revitalizarlo. Contiene además vitaminas A y B, enzimas, ácidos grasos esenciales y muchos minerales (fósforo, calcio, potasio, azufre, magnesio,  hierro, zinc, silicio).

Ventajas:

  • Por su contenido de azufre, contribuye en la eliminación de toxinas, adicional a que actúa sobre el hígado para ayudarlo a metabolizar mejor las grasas.
  • Cuida los riñones y previene las infecciones urinarias.
  • Ayuda a adelgazar, ya que aumenta el metabolismo y elimina los excesos de grasa corporal.
  • Es un gran diurético permitiendo eliminar el exceso de líquidos del organismo.
  • Mejora los procesos digestivos siendo útil en caso de flatulencias, pesadez y acidez.
  • Combate el estreñimiento.
  • Desinflama las encías
  • Elimina el exceso de mucosidades asociadas a resfriados y sinusitis, alivia la tos y dolor de garganta.
  • Reduce el riesgo de padecer cálculos, biliares, hepáticos y renales.

¿Cómo preparar esta maravillosa mezcla?

La proporción idónea es la siguiente:

  • Un vaso de agua tibia o caliente, debido a que el agua fría puede ser perjudicial para el hígado.
  • Una cucharada sopera de vinagre de manzana.
  • Una pizca de bicarbonato de sodio.

Nota: Se debe procurar que el vinagre de manzana sea ecológico y de la máxima calidad, y para optimizar resultados efectivos que sea crudo, es decir, no pasteurizado.

La manera de tomarlo

Se puede consumir de uno a tres vasos diarios, pero es primordial hacerlo siempre con el estómago vacío o por lo menos una hora antes de las comidas.

¿Y repetirlo?

Cuando se desea realizar una limpieza del organismo se tomará un vaso una hora antes de cada una de las tres comidas. Pero si se quiere hacer un mantenimiento, se consumirá un vaso en ayunas (una hora antes de desayunar).

¡No hay que olvidar!

Por ser un excelente diurético e incrementar el metabolismo, el vinagre contribuye a eliminar el exceso de líquidos y de grasa de en el cuerpo”