Plan Detox de quince días para después de fiestas

Te vamos a explicar cómo puedes realizar una dieta de depuración de quince días, que te permitirá recuperar tu peso de manera uniforme y sin mucho esfuerzo, obteniendo toda la energía necesaria  para afrontar el día siguiente.

¿Qué es un plan de desintoxicación?

Cada vez escuchamos más hablar sobre los planes de desintoxicación, las toxinas, depuradores, etc. Cada vez somos más conscientes de las toxinas que se acumulan en nuestros cuerpos como resultado del consumo de alimentos dañinos que contienen aditivos, azúcares, grasas nocivas, harinas refinadas, etc.

Por esta razón, hay que realizar periódicamente una limpieza  interna a nuestro cuerpo.

El mejor momento para hacer un plan de desintoxicación es después de un período en el que nos alimentamos mal, antes de querer quedarnos embarazadas o simplemente si quieres empezar a cuidarte un poco más.

Al desintoxicarnos podemos conseguir diferentes objetivos:

  • Equilibrar nuestro peso.
  • Combatir la retención de líquidos.
  • Eliminar la celulitis.
  • Mejorar la salud y la apariencia de la piel de nuestra cara.
  • Regular el sistema digestivo y mejorar problemas como el estreñimiento, sensación de pesadez, acidez, etc.
  • Aumentar nuestros niveles de energía y vitalidad.
  • Reducir la hinchazón, dolor y otras enfermedades crónicas.
  • Reducir la acumulación de mocos.
  • Descansar mejor por la noche y evitar el insomnio.
  • Mejorar nuestro estado de ánimo y calmar los estados de ansiedad, tristeza, nerviosismo, irritabilidad, etc.

Es importante saber que para hacer un plan de desintoxicación, el cuerpo debe aumentar su capacidad de depuración, por lo que puede sentir alguna molestia durante la depuración, por ejemplo, dolores de cabeza, eczema o espinillas en la piel, fatiga, etc.

Estos síntomas desaparecerán cuando se termina el plan de depuración, de seguro te sentirás mucho mejor que antes. Sólo hay que tener paciencia y beber mucha agua entre las comidas para facilitar la eliminación de toxinas.

Recomendamos ser estrictos con este plan de desintoxicación. Después de este período puedes comer de una manera equilibrada.

Para el desayuno puedes preparar un batido con los siguientes ingredientes:

  • Una manzana o una pera
  • ½ plátano maduro
  • Un puñado de hojas de espinaca
  • Un puñado de hojas verdes de apio
  • Una taza de bebida vegetal (avena, arroz, frijoles, etc.)
  • Un puñado de semillas de girasol o de calabaza.
  • Una cucharada de aceite de coco
  • Una pizca de jengibre en polvo

En el almuerzo

Al mediodía puedes elegir entre estas tres opciones, una de cada grupo:

Proteínas: carne magra, pescado, huevos, verduras, seitán (proteína de trigo).

Hidratos de carbono: cereales integrales (arroz, quinua, pastas), pan o patata cocida o asada.

Verduras crudas: ensalada, aguacate, manzana, pera, puré de verduras o sopa fría.

Puedes condimentar los platos con aceite de oliva virgen extra o vinagre de sidra de manzana y una pizca de sal marina.

En la cena

La cena debe consistir en una crema de verduras o en un plato de verduras cocidas y una porción de la proteína. Si quieres un postre, puedes comer una manzana al horno o bien optar por un puñado de nueces.