¿Por qué la cúrcuma es la única cosa que falta de tu rutina de belleza?

Hoy en día, los productos contra el envejecimiento han saturado el mercado: unos son para el cuidado de la piel y la belleza; otros para buscar reducir las líneas de expresión y cuidar su piel.

Si bien hay un sinnúmero de opciones quirúrgicas y no quirúrgicas disponibles para tensar la piel caída, existen una serie de alternativas naturales que contrarrestan la piel caída y no dañan la piel de la cara.

Llevar un estilo de vida saludable te permitirá mantener  la piel firme, esto incluye beber suficiente agua, una dieta saludable e hidratación; factores imprescindibles para un aspecto más joven de la piel.

Pero ¿por qué detenerse ahí?

Añadir la cúrcuma a tu régimen de cuidado de la piel te da beneficios contra el envejecimiento. No sólo te vas a ver juvenil y brillante, sino además  no correrás con el riesgo de efectos secundarios desagradables causados por productos químicos nocivos.

Cúrcuma para el cuidado de la piel

Las mujeres indias han estado usando la cúrcuma en sus regímenes de belleza durante siglos para lograr una piel maravillosamente radiante.

La cúrcuma es una de las más poderosas especias curativas documentadas hasta la fecha. No sólo es excepcional para tu salud cuando se ingiere por vía oral, también su alto contenido de antioxidantes lo convierte en un gran tratamiento tónico para la piel.

Se ha comprobado que estimula el crecimiento de nuevas células y fortalece la fuerza elástica natural de la piel.

Máscara de cúrcuma para una piel radiante

Esta máscara nutre tu piel y permite suavizar las líneas finas. Esta máscara la puedes personalizar con el aceite tu elección, dependiendo del tipo de piel y necesidades.

La mezcla de la harina y cúrcuma, que constituye la base de la máscara, se puede hacer con antelación manteniéndola en un lugar fresco o seco para reducir el tiempo de preparación.

Ingredientes

  • ½ taza de harina de garbanzos
  • Cúrcuma molida. 1 ½ cucharadas
  • 5 gotas de su aceite (a tu elección)
  • 1-2 cucharaditas de agua filtrada

Preparación:

1-Mezclar la harina y la cúrcuma y guardar en un recipiente hermético hasta que esté listo para preparar tu máscara.

2-Para preparar la mascarilla, mezclar 1 cucharada de la mezcla de harina con 5 gotas de aceite y agua suficiente para hacer una pasta.

3-Suavizar la mezcla en la cara y el cuello, evitando contacto con los ojos.

4-Deja que la mezcla permanezca en tu cara hasta que se seque (aproximadamente 15 minutos) y luego retirarlo con abundante agua.

Compre cúrcuma orgánica económica con envíos a todo el mundo haciendo click en este enlace!