Prepara un potente antibiótico natural con solo dos ingredientes

Los antibióticos se utilizan ampliamente en medicina.  Su función principal es luchar contra cientos de variedades de patógenos que colonizan el cuerpo y desarrollan infecciones y diversas enfermedades.

Actualmente, estos medicamentos pueden ser la forma más eficaz para hacer frente a los microorganismos.

Sin embargo, hay muchas consecuencias indeseables cuando se administran en exceso.

Los cambios en la flora intestinal,  alergias de la piel y problemas digestivos son algunos de los efectos producidos, ya que contienen productos químicos.

Debido a esto,  muchas personas han optado por los viejos remedios tradicionales,  los cuales, pueden sustituir a estos fármacos con resultados muy favorables.

Entre estos remedios tradicionales encontramos una opción muy interesante hecha con dos ingredientes muy sanos y lleno de nutrientes.

Es una combinación de cúrcuma con la miel, valorado por siglos por su capacidad para prevenir y combatir diversas enfermedades.

A continuación queremos compartir con detalle sus beneficios y la receta para prepararlo en casa.

¿Cuáles son los beneficios de este antibiótico a base de cúrcuma y miel?

Tanto la raíz de cúrcuma como la miel tienen  cualidades  antibióticas  y antivirales que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico.

Los dos son 100% naturales y pueden utilizarse para combatir los virus, las bacterias y otros microorganismos que afectan el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

Beneficios de azafrán

El azafrán tiene más de 150 propiedades terapéuticas, incluyendo sus propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas y el poder antioxidante.

Muchos de estos beneficios se atribuyen a la curcumina, un compuesto activo que regula  la inflamación en  el cuerpo y destruye las moléculas nocivas.

Tiene la capacidad para matar las bacterias tales como H. pylori, una de las principales causas de las úlceras gastroduodenales y las infecciones digestivas.

Beneficios de la miel

Famoso por su alto contenido de vitaminas esenciales y aminoácidos,  la miel es un potente antibiótico natural  que puede ser utilizado como la base para decena de remedios.

Contiene antioxidantes y fármacos anti-inflamatorios que impiden el daño oxidativo causado por los radicales libres y las toxinas.

Su riqueza en nutrientes se utiliza para  controlar los síntomas de resfriado, gripe y otras  enfermedades respiratorias  causadas por microorganismos.

También es útil en el tratamiento de quemaduras superficiales y llagas, que ayuda a mejorar la curación y la prevención de la infección.

Ingredientes

  • ⅓ taza de miel orgánica
  • 1 cucharadita de sopa de cúrcuma
  • 1 frasco de vidrio con tapa

Introduce la miel y la cúrcuma en el frasco de cristal.

Agita bien la mezcla y deja reposar durante toda la noche.

Antes de que los síntomas de la gripe aparezcan, deberías de seguir estas instrucciones:

Día 1: Consumir ½ cucharadita cada hora.

Día 2: Consumir dos ½ cucharadita de sopa en dos horas.

Día 3: Consumir ½ cucharada tres veces al día.

Mantener la mezcla de miel y azafrán en la boca hasta que se disuelva por completo.