Fantásticas propiedades curativas de la menta

Las propiedades curativas de la menta se obtienen principalmente de sus hojas. Con las cuales se pueden preparar refrescantes infusiones o té.  Esta planta es escogida por excelencia entre los tratamientos medicinales naturales para aliviar muchas dolencias y prevenir enfermedades.

Para su consumo, se encuentra de venta en el mercado en distintas presentaciones. Como aceites o en tinta, inclusive en dulces mentolados, ideales para combatir el mal aliento.

Alivia los dolores de cabeza

Propiedades curativas de la menta

La menta posee un aroma muy refrescante y mentolado. El cual ayuda a calmar los dolores de cabezas leves y crónicos, como la insoportable migraña. Bien sea inhalando su aroma o aplicando directamente sobre las zonas adoloridas.

Para los dolores de cabeza leves relacionados con nauseas y fatiga, se recomienda la preparación de infusiones  o té fríos. Solo necesitas coger un puñado de hojas de menta y poner a hervir con una taza de agua. Luego deja reposar y bébelo frío o caliente, como gustes. Mientras está caliente puedes aprovechar para inhalar su olor mentolado y así dilatar los vasos sanguíneos en el cerebro.

En cambio, si sufres de una fuerte migraña, lo mejor es aplicar unas cuantas gotas de aceite de menta en las sienes, realizando masajes suaves con la yema de tus dedos. Describiendo movimientos circulares. Esto estimula la circulación de la sangre y desinflama las venas.

Alivia la tos y resfriados

Entre las propiedades curativas de la menta se destaca su poder analgésico. Que junto con el compuesto de acido ascórbico, desintoxica, eliminando las bacterias que producen la mucosa en el tracto respiratorio. Aliviando los resfriados y la tos que provoca bronquitis, carraspera y problemas de asma.

Su aroma y efecto mentolado se filtra por las vías respiratorias para descongestionar. Al mismo tiempo que disminuye las altas temperaturas provocadas por la fiebre.

Propiedades curativas de la menta para tu piel

Esta maravillosa planta se comporta como un buen cicatrizante de heridas. Tiene la propiedad de regenerar los tejidos de la piel y al mismo tiempo, desinflamar y mantener desinfectadas las heridas. Esto también disminuye las infecciones que provocan afecciones como el acné, los moretones e incluso picaduras de zancudo. Reduciendo así los rojeces en las zonas afectadas.

Para su aplicación se pueden machacar algunas hojas de menta con un poco de jugo de limón. Luego se colocan directamente sobre la piel. Se puede dejar unos minutos como especie de cataplasma.

O también puedes aplicar un poco de aceite, masajeando suavemente con la yema de tus dedos en forma circular. Pero ¡ojo! no coloques aceite si se trata de heridas abiertas o muy profundas. Estas quizás requieran ser atendidas de otra manera.

Propiedades medicinales en el aparato digestivo

Añadir unas hojas de menta a tus jugos naturales o en el café puede ayudarte mejorar la digestión. E incluso estimula la obtención de suficiente bilis, cuya sustancia permite asimilar de manera efectiva los alimentos en el intestino.

De esta manera se evita sufrir de complicaciones como estreñimiento y el conocido trastorno del colon irritable. Igualmente si ya eres de los que sufren de estas  afecciones, la menta posee un efecto tranquilizador sobre los  síntomas.

Lucha contra el mal aliento

Actuando como un desinfectante natural y depurador de bacterias, permite eliminar la placa acumulada en los dientes y prevenir la halitosis. Cuya afección causa el mal aliento. Existen también pastas dentales o dentífrico que mantienen la higiene y el buen olor de los dientes.

Como lo hemos mencionado anteriormente, una de las propiedades curativas de la menta radica en su efecto analgésico. Que brinda una sensación de calma y  reduce las molestias en las encías inflamadas.

Para lograr estos efectos, es necesario realizar gárgaras con alguna infusión de menta. Esto se recomienda hacerlo unas 3 veces por día hasta que la inflamación baje.

Ya conoces varias de las propiedades curativas de la menta y algunas formas de consumirla y aplicarla a tu cuerpo. Puede ser consumido por todas las personas, tanto niños como adultos en casa. Y aunque son muchos los beneficios que esta aporta, su excesivo consumo puede resultar también nocivo para la salud. Se recomienda ingerirla por día en dosis no mayor a 30 gramos.