Las propiedades medicinales de la moringa

Quizás ya habías escuchado antes de la moringa por parte de tus abuelos o tus padres. Las personas mayores son realmente fanáticos de esta planta y la consideran muchas veces hasta milagrosa. Es por eso que hoy hemos decidido traer un post sobre las propiedades medicinales de la moringa.

Conociendo un poco más sobre la moringa

La moringa es una planta originaria del norte de áfrica y la india. Es un árbol que tiene tres especies, pero la más popular es la moringa oleífera por sus propiedades medicinales.

La moringa oleífera en su edad madura puede alcanzar un tamaño de hasta 10 metros de altura. Este árbol es comestible desde sus raíces hasta sus hojas; sin embargo, lo común es que sean las hojas las que se consuman. Su consumo  cotidiano tiene extraordinarios beneficios para el ser humano.

Propiedades medicinales de la moringa que ayudan a la obesidad

Las hojas de la moringa tienen un alto valor nutritivo. Son utilizadas las hojas de este árbol para el proceso de adelgazante. La moringa tiene función depuradora para el cuerpo ya que posee efectos laxante y diurético. Estos dos efectos ayudan al cuerpo a expulsar las toxinas y a la reducción de la grasa.

La moringa contiene unas altas concentraciones de vitamina B lo cual hará que tu apetito se reduzca de manera considerable al consumirla. La saciedad temprana hará que comas menos y por la menor ingesta de calorías adelgazaras. Así mismo, la vitamina B favorece que los alimentos se transformen en energía y no en grasa.

La semilla de la moringa y sus beneficios

Las propiedades medicinales de la moringa no solo derivan de sus hojas. Por ejemplo de las semillas podemos destacar las propiedades antioxidantes. También son una buena fuente de vitamina A, C y complejo B.

La semilla de moringa ayuda para combatir la diabetes ya que posee un alto contenido en zinc. El zinc es un electrolito fundamental para controlar la insulina, la hormona encargada de mantener los niveles de glicemia. Es por ello que estas semillas son usadas como anti diabético.

Las semillas también tienen función inmunológica, reparadora y reepitelizadora. Estas propiedades la hacen una herramienta útil para el tratamiento de heridas cutáneas y como tratamiento preventivo del envejecimiento.

El aceite obtenido de las semillas de moringa puede ayudar para mejorar el colágeno y combatir el acné y sobre todo para mejorar la resequedad del cuero cabelludo por lo consiguiente no es solo usado para enfermedades sino también para la belleza y cuidado personal.

¿Cómo se utiliza la moringa?

La moringa se puede consumir como té de las hojas  o usándola como especia en las comidas. Se puede consumir además de sus hojas, su raíz y sus semillas. Las raíces y las semillas no se deben consumir de forma indiscriminada ya que provocar más daño que beneficio.

Las raíces y las semillas deben usarse de manera disciplinada. No es recomendable consumirlas si tienes diarrea porque por su efecto laxante empeoraras los síntomas llegando a deshidratarte. Tampoco debes consumir semillas ni raíces si sufres de insomnio ya que ellas agravaran el cuadro.

De la moringa se extrae un aceite que es de gran beneficio para el acné y para las arrugas. La mejor forma de usar este aceite es mezclarlo con una crema hidratante para su utilización. Y para beneficios en el cabello se puede usar directamente el aceite sobre el cuero cabelludo.

En conclusión podemos decir que las propiedades medicinales de la moringa son múltiples. Se puede obtener beneficios de casi cualquier parte de este árbol pero las semillas y raíces deben consumirse con cuidado. Sin embargo, es necesario tener claro que la moringa es un coadyuvante y nunca podrá sustituir fármacos tan importantes como los hipoglucemiantes, antihipertensivos y diuréticos.