Remedio con miel y ajo para cuidar de tu hígado

Este remedio a base de ajo y miel es muy fácil de preparar y es un tratamiento potente para el hígado.

Es un antibiótico natural con un alto contenido en antioxidantes y vitaminas, que van regenerando a un hígado enfermo o intoxicado.

Una cosa fundamental a tener en cuenta para preparar esta medicina es que la miel debe ser orgánica o tan pura como sea posible. Si piensas que no tienes en casa miel pura, es mejor no consumirla, puesto que de lo contrario, esto puede traer más problemas que beneficios.

La combinación sutil y fabulosa del ajo cultiva y la miel pura muestra un maravilloso equilibrio interior, que purifica todo el cuerpo y fortalece el sistema inmunológico.

Con tan solo tomar una sola cucharada de miel y ajo al día, podrías obtener buenos resultados al final de una semana. ¿Te gustaría probarlo?

Beneficios del ajo y miel para cuidar el hígado

Una de las cosas que nunca debemos olvidar es que la salud del hígado es esencial para nuestra vida y bienestar.

Esto significa que todos los hábitos nocivos como fumar, una mala alimentación o el sedentarismo, afectan a este órgano vital y trae consecuencias.

A veces habrás notado que tu cuerpo esta hinchado, que sientes un mal sabor en la boca y, además, tu digestión es lenta y difícil.

En general, estos síntomas son causados por un hígado saturado de toxinas y de elementos que deben ser eliminados. Antes de recurrir a la medicación, lo más recomendable es consultar a un médico y mejorar la nutrición para el cuidado del hígado.

Un hígado sano promueve la circulación y un suministro adecuado de oxígeno a los órganos y tejidos del cuerpo. Además, logra separar correctamente los nutrientes de las sustancias tóxicas en nuestro cuerpo.

Es necesario beber mucho líquido para promover esta purificación interior.

El hígado necesita un nivel adecuado de antioxidantes y vitamina C, que le permite regenerar los tejidos y optimizar sus funciones.

Un alimento natural, libre de alimentos procesados, como harinas blancas y azúcares, fortalece la salud del hígado.

El ajo y la miel son, a su vez, dos recursos excepcionales que te ayudarán a lograr estos beneficios sobre una base diaria.

La miel orgánica beneficia la salud de tu hígado

La miel es el néctar de la naturaleza para nuestra salud. Es rica en glucosa, minerales, antioxidantes y vitaminas y uno de los alimentos más beneficiosos para el hígado.

Una de las mejores propiedades de la miel es su antibiótico natural de gran poder antiinflamatorio. Esto es debido a un compuesto llamado inhibina, una sustancia con propiedades antimicrobianas.

La mejor miel para cuidar el hígado es la miel de Romero, puesto que es una miel de rápida absorción y se traduce inmediatamente en energía. La miel es capaz de fortalecer el tejido del hígado para regenerarse en caso de personas que sufren de hígado graso.

Sin embargo, una vez más, la miel debe ser siempre orgánica.

El ajo se encarga de la salud del hígado

El ajo contiene un compuesto llamado alicina, que actúa como un potente antioxidante, antibiótico y fungicida, con increíbles beneficios para la salud del hígado.

Muchas personas han adoptado el hábito de consumir un diente ajo crudo en ayunas. Si no te gusta el aliento de ajo después de masticarlo, lo mejor es utilizar esta deliciosa combinación basada en miel y ajo.

El ajo también es fantástico para combatir patógenos que atacan el hígado o para depurar las toxinas que se acumulan y que a veces son peligrosas para la salud.

Cómo preparar este remedio natural a base de miel y ajo

Vamos a necesitar:

  • Una botella de vidrio
  • Una cabeza de ajo
  • Suficiente miel para llenar la botella

Pelamos los dientes de ajo y cortamos por la mitad con un cuchillo bien afilado. De esta forma, sus compuestos terapéuticos son absorbidos por la miel.

Coloca los dientes de ajo en la parte inferior de la botella de cristal y vierte la miel.

Tapa el tarro herméticamente y espera una semana para consumir este remedio tan eficaz.

Puedes tomar una cucharadita diaria.