Los mejores remedios naturales para la varicela

La varicela también es conocida en algunos países con el nombre de Lechina. Hablamos de una enfermedad provocada por la infección del virus Varicela Zoster. Y a pesar de no ser una enfermedad que cause grandes estragos, presenta grandes posibilidades de contagio.

Los tratamientos para la varicela consisten en la administración de analgésicos para aliviar sus síntomas. Esta capacidad también está presente en algunos remedios naturales para la varicela, de los cuales hablaremos a continuación.

Varicela: causas y síntomas

La transmisión del virus Varicela Zoster es realmente sencilla. Cosa por la cual se decide que las personas afectadas se sometan a una especie de cuarentena. El contagio se lleva a cabo mediante el contacto con partículas virales, expulsadas por una persona afectada. Y son los niños de entre 5 a 9 años los que presentan más riesgo de contagiar el virus.

El cuadro clínico que presenta la enfermedad se divide en etapas. Primeramente se presentan síntomas gripales, con fiebres moderadas y dolores de cabeza. Posterior a la primera etapa se comienzan a visualizar unas pequeñas erupciones, que se convierten en ampollas. Y finalmente, después de un ciclo de entre 7 a 10 días, las ampollas convertidas en costras, se van desprendiendo.

Durante la etapa de las erupciones, el paciente experimenta un fuerte deseo de rascarse. Y durante los primeros días, se experimentan síntomas como el vomito, las nauseas y la falta de apetito.

3 remedios naturales para la varicela

Los remedios naturales para la varicela van dirigidos a aliviar los síntomas. Aparte de esto, el uso adecuando de estos medicamentos puede traer los siguientes beneficios:

  • Reduce el número de cicatrices tras las ampollas.
  • Aceleran el proceso de curación. Gracias a las propiedades antisépticas.
  • Al aliviar la sensación de escozor, evita que el paciente se haga daño.
  • Reducen la irritación de las erupciones.
  • Y por supuesto, otorgan sensaciones de alivio.

A continuación te presentamos los 3 remedios naturales para la varicela más efectivos y sencillos de preparar.

Guisantes verdes

Los guisantes constituyen uno de los remedios naturales para la varicela más antiguos. Y en este caso, consiste en el aprovechamiento del agua de los guisantes, para aliviar el escozor. E incluso puede aliviar el ardor que se experimenta tras rascar las erupciones.

Para su elaboración debes contar con:

  • 2 tazas de agua
  • ½ taza de guisantes verdes
  • 1 puñado de menta
  • Y 1 puñado de manzanilla

El proceso de cocción consiste en hervir los guisantes, para luego colarlos. Al agua resultante se le añade la menta y la manzanilla, y pone a hervir nuevamente. La aplicación de este remedio natural consiste en dejar reposar la infusión y aplicarla directamente en las partes afectadas.

Bicarbonato de sodio

bicarbonato de sodio para la varicela

El bicarbonato de sodio tiene efectos neutralizadores, lo que se puede aprovechar para aliviar las irritaciones y el escozor.

Para la preparación del remedio se necesita:

  • ½ cda de bicarbonato de sodio
  • 1 vaso de agua

Lo único que se debe de hacer es diluir la mezcla y aplicarla en las partes del cuerpo afectadas.

Avena

remedios naturales para la varicela, avena

El agua de avena es un ingrediente capaz de purificar y desintoxicar el organismo. En esta ocasión se recomienda tanto tomarla como realizar baños con agua de avena. Y siendo capaz de aliviar el escozor, es uno de los remedios naturales para la varicela más versátiles.

Para su preparación se debe de moler 2 tazas de avena y dejarla reposar con 2 litros de agua durante 20 minutos. Se recomienda aplicar el baño de avena, en una tina o bañera. Pero si no se cuenta con una bañera en casa, se puede aplicar en una ducha cualquiera, dejándola caer en las zonas afectadas.

Otros remedios naturales para a varicela que son igual de efectivos incluyen: hojas de neem, miel, cilantro, jengibre, flores de caléndula y las flores de jazmín.

Para concluir, aclaramos que para prevenir la enfermedad, únicamente se puede recurrir a las vacunas. Pero en caso de haber sido infectado por el virus, no queda de otra más que aplicar remedios que ayuden a lidiar con los síntomas.