Tratamientos para el asma que todos deberían conocer

Es asma es una enfermedad caracterizada por la falta de aire y una opresión a la altura del pecho. Actualmente es más frecuente en niños y adolescentes que en los adultos, y como una enfermedad crónica, esta no tiene cura. De manera que los tratamientos para el asma consisten en controlar la enfermedad y aliviar sus síntomas.

A continuación, hablaremos un poco acerca de esta patología y nos enfocaremos en los tratamientos que ofrece la medicina hoy en día para lograr un buen control.

Causas

Es de saberse que para tratar una enfermedad, primero hay que saber qué es lo que la causa. De manera que un tratamiento preventivo puede venir por evitar los factores que producen los estímulos correspondientes a la enfermedad.

El asma es una enfermedad causada por afecciones de las vías respiratorias. Por ende muchos de los factores desencadenantes son sustancias o partículas que yacen en el aire y que pueden producir una alergia al entrar en contacto con el organismo. Estas partículas son: el polen, los ácaros del polvo, el moho e incluso algunas partículas que yacen en el pelaje de los animales.

Sin embargo, al ser una enfermedad alergológica, existen otros motivos que estimulen la inflamación de las vías respiratorias. Como lo pueden ser ciertos alimentos o fármacos a los que se presente intolerancia y por ende produzcan una intoxicación en el organismo.

Tratamientos para el asma: de carácter preventivo

El tan solo hecho de estar al tanto de las causas, simula un tratamiento para el asma de carácter preventivo.

El hecho de que el paciente este informado de todo lo que conlleva su enfermedad, que la causa, como controlar una crisis asmática y los grados de intensidad que puede presentar, es un tratamiento de gran importancia. Al mismo tiempo, se deben de evitar a toda costa los factores que desencadenan las reacciones.

Por ejemplo, no exponernos tanto a ambientes donde abunde el polvo ó donde sabemos que puedan existir partículas que nos produzcan intoxicación, como un jardín, algún lugar para fumadores, etc.

De igual forma, se debe evitar la realización de actividades físicas intensas que tiendan a exigir a las vías respiratorias. Y en caso de padecer alguna alergia o enfermedad como la rinitis, gripe o incluso la obesidad, se debe de llevar a cabo un especial cuidado.

Medicamentos antiinflamatorios

El tratamiento para el asma que busca aliviar los síntomas debe encargarse de la desinflamación de las vías respiratorias. Debido a que es precisamente la hinchazón que se produce en el revestimiento bronquial lo que provoca la dificultad para respirar y por ende, los ataques asmáticos.

Los medicamentos antiinflamatorios más utilizados son los corticoides inhalados, como el belclometasona, el budesoinida, y otros aerosoles que buscan la desinflamación tópica. Convirtiéndose de esta forma en el tratamiento para el asma mas prescrito por los médicos.

Broncodilatarodes

Estos son un conjunto de medicamentos que buscan los efectos inmediatos, a diferencia de los antiinflamatorios. Los más sonados son los beta 2, los anticolinérgicos y las metilxantinas.

Los broncodilatadores, como su nombre lo dice, buscan dilatar ó expandir los conductos bronquiales para permitir el paso del aire. Estos son suministrados comúnmente mediante inhaladores. Además, tienden a ser comunes en pacientes con ataques muy frecuentes y muy intensos. En los cuales no basta con el uso de medicamentos antiinflamatorios.

Otros tratamientos para el asma

La mayoría de los tratamientos son a base de medicamentos antiinflamatorios y broncodilatadores. Sin embargo, existen otros métodos que buscan aliviar los síntomas de las alergias, como los antihistamínicos o algunas vacunas antialérgicas (inmunoterapia).

Por otro lado, aquí también hay cabida para la medicina naturista. De manera que existen algunos medicamentos naturales que prometen aliviar los síntomas e incluso prevenirlos. Entre los más destacados podemos nombrar al té de jengibre y el extracto de boswellia.

El correcto tratamiento para el asma es precedido por la conciencia como pacientes de la enfermedad. Acotando además, que gracias a la medicina actual hay más posibilidades de que el asma no limite a sus pacientes.