Cómo Usar Miel de Manuka Para Tratar Heridas, Úlceras, y Cicatrices ?

La miel no es tan solo un dulce delicioso que nos otorga la naturaleza de forma natural, sino también una potente sustancia curativa que lleva usándose durante cientos de años. Es desde siempre especialmente eficaz para tratar y aliviar dolores de úlceras, quemaduras y heridas. De hecho, solo tiene que ir a una farmacia para darse cuenta que muchos de los productos que ahí venden están hechos a base de miel. Pero cómo funciona la miel en nuestro organismo ?

 

Peróxido de Hidrógeno

La miel produce peróxido de hidrógeno de forma natural a través de una reacción química en cadena. Esto ocurre cuando la miel es diluida por los exudados de la herida a través de una reacción de la enzima glucosa oxidasa. Estos se liberan lentamente para proporcionar actividad antibacteriana sin dañar el tejido.

 

Alta Osmolalidad

La miel está considerada como una solución muy saturada en azúcares, y por ello contiene un alto nivel de osmolalidad. Lo bueno de esto es que, no es algo malo, todo lo contrario, pues cuando la miel entra en contacto con microbios, absorbe el agua de sus células logrando destruirlos para beneficio de nuestra salud. Y como ya sabemos, el agua es el principio básico para sostener cualquier tipo de vida, incluida la microbiana. La miel asegura que nada malo vuelva a crecer en esa zona purificada por el contacto de la miel.

 

Fotoquímicos Antibacterianos

Aún cuando la actividad del peróxido de hidrógeno haya concluido, algunos tipos de miel aún contienen actividad antimicrobiana. Por ejemplo, la miel de los árboles de Manuka contiene altos niveles de este tipo de fitoquímicos antibacterianos. Pero tiene que ser miel de Manuka, no miel común del supermercado pues la mayoría de esas mieles no son verdaderamente naturales, y están extremadamente procesadas y refinadas.

 

La Miel es Usada Para Tratar una Gran Variedad de Problemas de Salud

 

Entre los cuales cabe destacar los siguientes:

  • Quemaduras
  • Úlceras por presión, llagas, úlceras de pierna y úlceras de pie diabético
  • Heridas infectadas resultantes de accidentes o tras una operación quirúrgica

 

Usaremos la miel en este tipo de síntomas y problemas, cuando un tratamiento formal de antisépticos y demás no han resultado en el esperado resultado. Estudios confirman como en efecto, usar miel para tratar estos problemas y heridas, desde luego sí ayudan a una pronta recuperación y sanado de la zona.

*Recuerden que es importante estar usando Miel de Manuka o la más natural que podamos encontrar. Si es puramente ecológica o comprada directamente al agricultor.

 

¿ Pero cómo usar la miel en heridas ?

 

  • Las heridas grandes, aquellas que son profundas, necesitarán más miel que aquellas que no lo son. Mayor miel es necesaria para penetrar bien dentro de los tejidos de la herida y lograr así los resultados curativos esperados.
  • Las veces que debemos cambiar nuestros apósitos de miel, dependerán del estado de nuestra herida. Si la herida está peor, esta absorberá más miel. Iremos viendo la miel que nos pide el cuerpo a medida que se vaya curando la herida. Siempre de más a menos.
  • La cantidad de miel a usar dependerá de la cantidad de exceso de fluidos que suturen de la herida. A mayor cantidad de exudado, mayor cantidad de miel deberá ser aplicada en la zona a tratar.
  • Es importante untar la miel en el apósito y después colocarla sobre la herida. Nunca untando miel directamente sobre la herida como si de una crema común se tratase.